domingo, 21 julio, 2024
Banner Content

Cada vez son más las formaciones que se decantan por unir tintes muy extremos con reminiscencias contemporáneos y melódicas en la búsqueda de algo aplastante y de calidad. Los bizkainos Our Natural Killer se han sumando a este movimiento concerniente a un metal moderno tendente a la unión de estilos, con la agilidad del metalcore y la agresividad del hardcore, algo verdaderamente explosivo y sustentado en una acertada versatilidad en los cambios de ritmo y unos bestiales registros vocales.

En la tercera edición del Kabiefest la formación defendió los temas de su primer trabajo «Something Left To Believe In», con mucho criterio, mostrándose como un bloque compacto e inquebrantable, jugando con conceptos dispares para escapar de la flexibilidad y linealidad de ciertas estructuras propias del metalcore y no sonar más de lo mismo. Con una fluidez absoluta en desgarros devastadores y una chispa de diferenciación en destellos rítmicos y matices de un nivel técnico bastante llamativo, fueron capaces de impresionar al público congregado y caldear el arranque del festival.

Arrancaron con una fuerza tremenda, con la ilusión de ir ganando mucho más seguidores, sonoridades penetrantes en base a riffs entrelazados con alta inteligencia y unos registros vocales muy expresivos, estructuras muy buscadas en cuanto a técnica, calidad y visceralidad en temas como «Satori», «Midnight Run», «Something Left To Believe In», «Escapist», «Dead Artist» y «Lucidus», una constante variedad en intensidades rítmicas bajo una naturalidad absoluta para provocar los habituales Circle Pits, tesituras siempre con una intensidad absoluta, sorprendiendo su buena madurez y la consecución de un estilo tan personal. Un juego de guitarras con una versatilidad destacable, intentando no entrar en el círculo de un repetitivo metalcore.