domingo, 3 marzo, 2024
Banner Content
Con la experiencia de sus obras anteriores y la soltura adquirida sobre los escenarios, los bizkainos Dormanth han logrado asentar todo ese crecimiento en su cuarto trabajo de estudio “Complete Downfall”, con una elevada acentuación de los elementos rítmicos y grandes alardes técnicos en versatilidad y brillantes contrastes en la instrumentación. Un sonido compacto sin perder esencia guitarrera ni cayendo en el inmovilismo, con toda la credibilidad de la que muchos de los grupos carecen al intentan emular a los grandes del género. Hemos podido charlar con su líder fundador Oscar del Val y profundizar en todos los aspectos de la identidad de la banda. 

– En primer lugar me gustaría felicitaros por este cuarto trabajo “Complete Downfall” ya que contiene una mayor complejidad en golpes rítmicos y versatilidad guitarrera junto a un sentimiento que impregna las líneas vocales. Un sonido mucho más orgánico, más penetrante, al haber optado por recurrir a numerosos recursos dentro de la potencia desplegada a lo largo del disco. ¿Cómo fue el proceso de composición de este disco? ¿Cuáles han sido esas nuevas influencias que os ha ayudado alcanzar tal elevado grado de madurez?

Pues no fue muy diferente que en otras ocasiones. Para cuando salió “Abyss” tendría más de 100 ideas grabadas así que se las pase a Javi y empezamos haciendo limpieza, te quedas con las que más te gustan o que ves con más potencial y a partir de ahí haces los esqueletos y continuas el proceso. 

La influencia siempre es la misma desde el 93, buscas nuevas metas pero la base siempre es la misma. Tenemos una identidad propia y de ahí nos alimentamos. Esta vez buscamos un grado más de finura en las composiciones.

– La producción sigue los estándares del death metal melódico de la última década. Un disco de ambientes y atmósferas en los que la banda se mueve coordinada con vocación de crudeza, ofreciendo formas diversas en consistencia musical y mucha ambición en las transiciones, guturales enrabietados y un espléndido colchón de acompañamiento, una versatilidad guitarrera que gana protagonismo con los recorridos de ida y vuelta en el sentido de las melodías. Un perfecto idilio entre temática, sentimiento y armonía. ¿Ha sido difícil la cohesión entre los diferentes elementos, los efectos en las voces y las diferentes modulaciones de las guitarras a la hora de no perder espontaneidad? 

En realidad no fue complicado ya que siempre tienes en la cabeza como tiene que sonar, la diferencia es que esta vez Pedro supo sacar incluso un poco más de las ideas que teníamos.

Las canciones siempre evolucionan hasta el momento que son grabadas en el estudio, incluso en ese momento se te ocurren cosas que terminas metiendo y en esta ocasión queríamos trabajar mucho ese aspecto con lo que le dimos muchas vueltas a las maquetas. Otro aspecto en el que queríamos centrarnos era las voces, lo teníamos claro desde el principio.

– Composiciones como “Tragicomic Day”, “Odyssey In Time” y “Brainstorm” muestran experiencia y tesón en sus estructuras. Las guitarras brillan con una gran densidad y complejidad merced a la búsqueda del punto y matiz guitarrero necesario para cada interludio rítmico. Además existen otras inclinaciones musicales que han encajando igual de bien entre si. ¿Cómo resumiríais ese camino hasta llegar a este nuevo álbum? ¿Ha resultado duro? ¿Cuál es para vosotros el elemento más importante en una canción? 

Como he comentado el camino no fue muy diferente, la única diferencia fue las vueltas que dimos a las composiciones y el cuidado que tuvimos en que fuesen fluidas, con eso personalmente creo que acertamos. 

En una canción influyen muchas cosas para que sea un buen tema, como empieza, que te engancha para seguir escuchándolo, que no te aburra, que no te deje a medias, que la estructura tenga una fluidez y una lógica que entre bien al oído y que los riffs y melodías tengan sentido en conjunto. 

En definitiva, que te diga algo y no hay solo una cosa. Un grano de arena no es nada, pero muchos granos de arena crean las playas y montañas más hermosas. 


– Una de las grandes cualidades de este trabajo es la gran producción global del álbum, grabado en Chromaticity Studios a cargo de Pedro J.Monge (Vhäldemar), junto a un esfuerzo considerable en la mejora de vuestras capacidades individuales, acuñando vuestra personalidad de manera uniforme en cada canción. ¿Pensáis que ya habéis alcanzado vuestra identidad como banda? ¿Qué es lo que habéis ganado tras la experiencia acumulada, y de qué forma se refleja la misma en este trabajo? 

La identidad de la banda creo que la tenemos desde los inicios pero sí que la máxima madurez la hemos alcanzado en “Complete Downfall”. 

Dormanth siempre ha tenido un estilo muy personal pero esta vez Pedro se encargó de exigirnos más de nosotros mismo y refinarnos. Hemos salido de nuestra zona de confort y nos gustó el resultado. La decisión de trabajar con Pedro fue muy acertada. En cada grabación aprendes algo más aunque esta vez dimos varios pasos hacia delante.

– Supongo que cada uno tendrá sus propias influencias, ¿hay alguna banda clave que sigue siendo vuestra principal influencia? ¿Hacia dónde progresan vuestros gustos e inquietudes musicales? 

Claro, cada uno tenemos nuestras influencias tanto en el estilo tocando como la actitud a la hora de tocar pero al final cuando estas en Dormanth cada uno aporta al conjunto para crear algo personal. 

Los gustos musicales son muy variados pero no tienen que ver con lo que se ve en Dormanth, puede que te influyan en algún aspecto pero también te influyen cosas que no son música. 

– Escuchando el disco se nota mucho dinamismo. Los temas no siguen una misma línea estructural y hay mucha diferencia entre unos y otros. ¿Qué es para vosotros la experimentación, un fin en sí mismo o un medio para obtener algo diferente? 

Cada tema fluye por sí mismo, algunos te piden unas cosas y otros te piden otras. 

Hay gente que busca complicarse gratuitamente, nosotros preferimos ver que necesita e intentar dárselo. En ocasiones salen estructuras muy simples y otras más complejas pero lo importante es que quede bien. 

Necesitas ingredientes diferentes para obtener un resultado diferente y antes de empezar a caminar es bueno saber hacia dónde quieres ir, luego en el camino deberás ir aprendiendo y adaptarte a los acontecimientos. En la medida que cobre importancia cada variable así será el resultado. En esta ocasión no pusimos barreras, queríamos ver hasta donde podíamos llegar. 

– Un porcentaje preciso de potencia, calidad sonora y composición elaborada derivado de una mejora considerable de vuestros perfiles individuales ha sido el condimento perfecto para otorgar el empaste y la solidez a unas canciones que en este disco tienen la capacidad de enganchar en todos los casos. ¿Cuáles han sido las ideas principales y líneas de trabajo sobre las que habéis construido las canciones? ¿Quién ha sido de vosotros el que más ha asumido la tarea de la creación de los diferentes patrones rítmicos? ¿En qué sentido creéis que habéis madurado más? 

De todas las ideas que había antes de empezar la composición nos quedamos con las que más nos llamaron la atención, en esta ocasión no hubo temas de mas donde luego te quedan con los mejores, aquí directamente si algo no nos parecía que pasase el corte lo desechábamos. 

Lógicamente la composición recae sobre mí pero luego es Javi quien lo re direcciona y modula de forma que pille forma como canción. 

Donde hemos crecido más posiblemente sea en los limites, ahora pocas cosas nos limitan, somos más atrevidos que cuando teníamos 20 años. 


-Habéis cuidado mucho tanto las formas como el contenido musical del mismo. El diseño es espectacular y la portada logra inmediatamente por la impactante imagen que contiene. ¿De qué manera están los conceptos implícitos en la misma? 

Si, pocas cosas en este disco se han dejado al azar. Queríamos una portada que encajase a la perfección con la música, por lo que se desecharon varios bocetos. Cuando The Blind Gallery nos presentó esta portada nos gustó mucho la fuerza que trasmite, tiene detalles complejos que la dan mucha riqueza al igual que los temas que hay en el disco y la decadencia queda plasmada perfectamente. También se encargaron de los retoques en el logo de la banda y ayudan a que todo esté en su sitio. 

– Es de lo admirable que seguís manejando con creatividad vuestros recursos en la búsqueda de un estilo coherente y personal, con gran potencia heavy metalera y mucha melodía vocal, bajo un desarrollo totalmente congruente con el sentimiento que se quiere plasmar en cada momento. Obviamente para crecer musicalmente no hay que ponerse barreras de ningún de tipo. ¿Qué os resulta todavía más complicado de hacer la música o las letras? 

La música sin duda. Respecto a las letras hace un tiempo cambiamos la temática que veníamos usando, ya que eran temas que podían caer en lo redundante. Ahora son letras mucho más variadas en temática, aunque la interpretación como siempre es muy abierta. 

Siempre tenemos intención e crecer musicalmente así que cada día tenemos menos barreras, somos más abiertos de mente y nos gusta arriesgar. 

– Vivimos en una época donde la tecnología juega un papel importante. Grabar un disco está al alcance de cualquiera, con lo que ocasiona es que haya un exceso de bandas e incluso muchas de ellas no ofrecen casi nada nuevo. ¿Cuál es vuestra opinión de los nuevos tiempos en la música? ¿No creéis que actualmente hay muchos grupos que saturan sus trabajos con exceso de producción de forma que oculta o disfraza la falta de creatividad? Además hay muchas bandas nacionales que merecen muchísima más repercusión a nivel internacional. 

La tecnología es buena, como la uses ya es una decisión personal. Cierto que hay mucha saturación, es lo que toca y esas son las cartas que hay. 

La sobre producción personalmente no me gusta, prefiero tener un resultado más pobre en estudio pero poder defenderlo bien en directo. 

Hay bandas que podrían prescindir de la mitad de sus integrantes en directo sin problemas de todos los pregrabados que llevan. No creo que Black Sabbath nos hayan enganchado por la sobre producción de sus discos. 

Sobre las bandas nacionales, pues que te voy a contar, si no logras repercusión a nivel nacional como vas a buscar reconocimiento internacional?. Tengámoslo claro, el pastel siempre se reparte entre los mismos. 


– El primer single de este disco ha sido “Fire”, un tema con unos estribillos intensos y una base musical que busca un sonido unificado en fuerza y melodía. ¿Por algún motivo especial? 

Es un buen tema, tiene fuerza, es directo y además Pedro se casca un solo brutal, asi que casi estaba cantado jeje. 

– El disco lleva poco tiempo en la calle, ¿se están cumpliendo las expectativas depositadas en él? ¿Cómo está siendo la respuesta de la gente en vuestros conciertos? 

Las críticas que está recibiendo son muy buenas. Con todo esto del Covid lo cierto que las expectativas han bajado, la economía individual esta hecha mierda y eso se nota en la gente, lo que repercute en prácticamente todo, pero a la gente les esta gustado mucho. 

De conciertos mejor ni hablar. En las actuales circunstancias no creo que toquemos, no somos partidarios de tocar en estas condiciones. 

– ¿Qué lecciones habéis aprendido a lo largo de todos estos años inmersos en el mundo de la música? 

No es muy diferente que otros mundos, tienes cosas buenas y malas. Sin más, no hay cosas muy especiales. Te da alegrías y te da decepciones…y también tristezas. 

– ¿Cuál es vuestra posición con respecto a las medidas impuestas para la celebración de eventos musicales? 

Completamente en contra. Cada uno tendrá su visión del tema pero un concierto es lo que hemos hecho siempre, no lo que nos imponen ahora. 

– ¿Cuál creéis que va ser el impacto económico de esta crisis sanitaria en el mundo de la cultura? 

Bestial. Esto es como una bola de nieve, la crisis sanitaria destroza la economía y cuando no hay economía no hay nada y por supuesto lo que más se resiente es lo más superfluo para las personas. Lo más importante para la gente es comer y pagar las facturas y después si tienes lo usas para divertirte…si no tienes no te lo puedes gastar, y mayormente es en actos culturales y de ocio así que este es el panorama. 

Además anímicamente también esta haciendo mella en las personas y no están para mucha diversión tampoco. 

– ¿Por dónde pasan los planes de futuro de la banda a medio y a largo plazo? 

Suelo decir, del futuro hablamos cuando sea pasado. Ahora más que nunca, cuando dentro del mismo día las cosas cambian. Hasta que no se normalicen las cosas no podemos hacer nada. 

PUBLICIDAD

Publicidad