domingo, 14 julio, 2024
Banner Content
A veces se nos olvida que hoy en día publicar un disco cuesta sangre, sudor y lágrimas, y en el caso de los alaveses Izatefaltsua no es distinto. Su tercer disco «Amorru Bizia» se ha hecho esperar, pero ha merecido la pena, les ha salido bien su esfuerzo por sonar mucho más directos y potentes, demostrando su legitimidad y manteniendo asombrosamente la brillantez y calidad. Una magnífica producción, directa al grano, sin rodeos, como debería ocurrir siempre, sin perder caudal creativo ni presteza en seguir reivindicando e indignándose ante las injusticias. 

– Supongo que el proceso de composición y grabación de este disco ha sido muy distinto a los dos anteriores, una mayor inspiración creativa y atrevimiento en ir un paso más allá en contundencia y versatilidad, acentuando las partes agresivas para hacer que el contraste sea más brusco. ¿Cuál fue el punto de partida en cuanto a su creación? ¿Cuánto tiempo os ha llevado el componer los temas y la grabación?

El proceso de composición si que lo hemos cambiado respecto a los discos anteriores, hemos buscado otra forma de trabajar más efectiva (o eso creemos jeje) en la que partiendo de unas ideas simples pasamos a crear una base rítmica de la canción y a partir de ahí vamos sumando cosas y viendo que opciones nos gustan más, grabando en el local de ensayo todas las ideas para ir escuchando las diferentes opciones y decidir cual se queda. Respecto al tiempo, nos lo hemos tomado con calma, hemos estado año y medio o así para terminar los temas para ir al estudio a grabar, hemos compaginado los conciertos con la composición y nuestros trabajos y vidas personales tampoco nos dejan todo el tiempo que nos gustaría para juntarnos en el local, pero podemos decir que nos hemos quedado muy a gusto con el resultado.

– En el disco el carácter de la banda es muy reconocible, pero hay algunos ingredientes nuevos que pueden sorprender, una demolición sonora sobre la que el vocalista va escupiendo todas las líneas vocales, donde la fuerza del grupo ha quedado perfectamente reflejada así como los virajes de calidad musical y la capacidad de transmitir con música las sensaciones requeridas ¿Qué retos teníais para este disco y hasta que punto habéis enfocado esta vez el concepto de la producción?

Teníamos claro desde el principio que queríamos que el disco sonara más a cómo sonamos en directo que los discos anteriores, ya que en directo buscamos un sonido gordo y duro, pero que se entienda lo que tocamos, y los discos anteriores no reflejaban mucho ese sonido directo que buscamos en los conciertos.

– Supongo que cada uno de vosotros tendréis vuestras propias influencias ¿Hay alguna banda clave que os haya marcado el camino a seguir? ¿Hay alguna característica que defina especialmente vuestro estilo?

Pues somos bastante metaleros del rollo Machine head, Gojira, Killswitch Engage… Y venimos de clásicos Metallica, Black Sabath… Aunque nos abrimos a diferentes ramas del metal, Rubi por ejemplo es más de hardcore que el resto jeje. Nuestros estilo es lo que nos sale en el lokal sin predeterminar nada antes. Por eso muchas veces nuestras canciones son muy difrentes entre si, o eso creemos, que el disco es un poco Mastodon jajajaja (en nuestro nivel…, claro) en cuanto a variedad.


– La producción del disco ha corrido a cargo Egoitz Palacios en Sustraiak Records y la mezcla y masterización por Iker Bengoa en Silverstar Studios, dando la sensación de que hay bastante partes grabadas en directo, buscando un sonido lo más parecido a como sonáis sobre un escenario… ¿Teníais las ideas claras en cuanto a sonido o las composiciones han sufrido cambios respecto a cómo eran antes de grabar? ¿Cómo se alcanza ese grado de singularidad, tal vez, no poniéndose límites a la hora de componer?

Como te decía antes, si que hemos buscado sonar un poco más a como intentamos sonar en los conciertos, y Egoitz Palacios es nuestro técnico de directo normalmente, a parte de grabar en Sustraiak (Burubio K.E.) que es nuestra casa, ensayamos justo encima del estudio y formamos parte del proyecto de Burubio. Y eso te da mucha tranquilidad a la hora de grabar, y para mezclar y masterizar teníamos claro que había que buscar a alguien que tenga nuestro concepto de sonido metal en la cabeza, y creo que hemos dado en el clavo con Iker Bengoa, al que admiramos como músico y amigo y sabíamos que su concepto de sonido coincidía exactamente con lo que queríamos conseguir, a parte de que su estudio Silverstar está a la última en todo técnicamente hablando. En las canciones si que hemos cambiado cosas durante el proceso tanto de grabación como de mezcla, las aportaciones de Egoitz e Iker han sido bienvenidas por supuesto.

– Escuchando el disco se nota mucho dinamismo. Los temas no siguen una línea continuista y hay mucha diferencia entre unos y otros. ¿En que tesituras os sentís más cómodos? ¿Esta madurez expuesta ha sido debido a un desarrollo natural en vuestras habilidades o como consecuencia de mejorar cada uno en vuestra parcela?

Es una cosa natural si, es lo que nos ha salido cuando nos hemos puesto a componer, sin pensar exactamente que queríamos hacer. Supongo que influyen muchas cosas, está claro que en cada disco tenemos mas experiencia y se debería ir notando también en los resultados, te puede gustar más o menos cada disco pero que tenga bien de trabajo detrás se tiene que notar. También es verdad que llevamos tiempo sin cambios en la formación y eso también se nota a la hora de trabajar. En cuanto a comodidad, siempre te gusta lo último que compones, el último ritmo que te acaba de salir y decides meter en la canción siempre es la ostia! Aunque a veces al día siguiente vaya a la basura jajajaja. Al final lo bonito es que suene a Izatefaltsua, más rapido o más lento, alto o bajo pero que suene a la banda y sea reconocible. Y eso solo sale si no lo piensas y dejas que salgan las cosas. Es mi opinión personal claro.

– Supongo que cada uno de vosotros tenéis vuestros propios gustos musicales y una manera distinta de concebir la música. ¿Cómo hacéis para alcanzar un determinado consenso a la hora de definir las pautas de actuación y musicalmente el camino a seguir? 

Pues utilizamos diferentes maneras para componer, o improvisamos entre dos o tres y siempre sale algún cachito del que tirar. O alguno trae alguna idea o ritmo en la cabeza y vamos aportando los demás. Normalmente componemos la estructura entre dos o tres y luego aportamos entre todos, nos resulta mas fácil que componer entre cinco que suele ser un poco lío de ideas y no llegas al mismo sitio sino a saturarte. La verdad que como te digo, no somos un grupo que premedite que hacer, según nos van saliendo las cosas decidimos si nos gustan o no y van para adelante o a la basura.


– Otro aspecto a destacar es que habéis sido capaces de canalizar mucho mejor todos vuestros sentimientos de rabia en las letras. ¿Qué clase de tópicos son los que abordáis en vuestras canciones? ¿Consideráis que habría que cambiar muchas cosas del sistema por el que se rige social y económicamente el mundo hoy en día?

Nosotros pensamos que la música es una muy buena herramienta para expresar opiniones o protestar situaciones, entre otras cosas. En un escenario o disco tienes la posibilidad de decir cosas que te parecen injustas y que otra gente no tiene la posibilidad de decir en alto y si de sufrirlas. Nosotros damos nuestro punto de vista de la actualidad y criticamos lo que no nos gusta. Habría que cambiar muchísimas cosas en este sistema para que no hubiera tanta desigualdad ni abuso de poder. Si nuestras canciones animan a la gente a ser más activa socialmente mejor, o aunque sea a abrir debate en su propia cabeza. Si que intentamos que las letras den pie a que cada uno las pueda hacer suyas, y relacionarlas con su vida cotidiana, relacionarlas con sus problemas o alegrías etc.

– Actualmente hay muchos grupos que saturan sus trabajos con exceso de producción de forma que oculta o disfraza la falta de creatividad ¿Cuál es vuestra opinión al respecto?

Bueno, eso luego canta bastante en directo, un buen disco tiene que ser defendido con un buen directo. Si que es verdad que hoy en día muchas bandas son «productos sin alma» por llamarlo de alguna manera, buscan negocio desde una mentira de producción bestial, pero bueno, un poco de culpa tiene la masa que lo consume sin masticar. No somos un grupo que meta muchas florituras en nuestras canciones, igual porque tampoco sabemos hacerlo, así que nuestras grabaciones reflejan bastante claro lo que tocamos. La gente que escuche nuestro disco es la que tendrá que juzgar nuestra creatividad, nosotros hacemos lo que nos gusta y lo disfrutamos y eso es suficiente.

– Son tiempos difíciles para los soñadores y más viendo las restricciones que se han impuesto a la celebración de eventos culturales. ¿Ya habéis decidido cómo vais a dar conocer este trabajo?

Pues ahora mismo no tenemos pensado tocar en directo hasta que las condiciones sean mejores, tanto para músicos como para todos los que trabajan en la sombra, técnicos, montadores… Esa gente que vive de esto y está un poco tirada en esta situación de abandono por parte de las instituciones, la cultura gratis para entretener en el confinamiento, eso si, pero luego que se mueran de hambre detrás del escenario en la sombra que nadie les ve. Intentaremos promocionar el disco lo mas y mejor posible y que cuando volvamos a los conciertos la gente lo haya escuchado y tenga ganas de disfrutarlo en directo.


– El primer single de este disco ha sido “Zirkua”, una composición de gran dinamismo vocal, habilidad técnica a cargo de una base rítmica veloz y con mucha pegada, y el sensacional aporte vocal de Iñigo Bengoa (vocalista de Childrain) ¿Es la canción que estimáis que mejor define la madurez expuesta en este tercer álbum?

La verdad es que igual es la canción que menos se acerca a lo que hacemos siempre hasta ahora, y eso chocaría un poco a la gente en el buen sentido, ya de primeras te dice que algo ha cambiado, de composición y de sonido, eso creemos que está bien para el seguidor de nuestra banda, que viera que hay evolución sin abandonar nuestro estilo. Es la primera que compusimos para este disco y nos quedamos muy a gusto con el resultado, aparte de que la ayuda de Iñi le ha dado aun más fuerza y creemos que el videoclip explica muy bien la letra de la canción y lo que pretendemos expresar.

El disco tiene dos colaboraciones especiales para nosotros, la de Serge (Eraso!) en «Hil Zorian» y esta de Iñi (Childrain) en «Zirkua». Dos grandes cantantes y amigos que apreciamos mucho y agradecemos enormemente su ayuda.

– ¿Qué lecciones habéis aprendido a lo largo de todos estos años inmersos en el mundo de la música?

Pues sobre todo que esto es para disfrutar, nosotros como la gran mayoría de bandas no vivimos de la música, tenemos nuestros trabajos y esto es un hobbie, lo hacemos porque nos encanta, desde ensayar hasta grabar o tocar en directo. Entonces nuestro punto de vista no es igual que el que come de la música, que tendrá otras preocupaciones y problemas. Hay que ser humilde y simplemente disfrutar, y lo que venga vendrá pero aprendiendo cada día de la gente que vas conociendo y de los errores que puedas cometer. Esto nos ha dado la oportunidad de conocer y compartir escenario con gente que eran «ídolos» para nosotros por decirlo de alguna manera cuando éramos chavales y eso es muy grande y es fruto de trabajar y trabajar.

– ¿Qué objetivo esperáis alcanzar con este disco? ¿Qué le pide Izatefaltsua al momento presente?

Esperar lo de siempre, que lo escuche el mayor numero de gente posible y que le den una oportunidad para saber lo que hacemos, y que salgan conciertos para poder disfrutar de las canciones con la gente que nos sigue y los nuevos que se unan a nosotros. Hay que apoyar a los grupos pequeños, que los grandes también lo fueron en su día y no los tendríamos si no hubieran tenido apoyo.

– ¿Creéis que todavía a día de hoy sigue siendo necesario reivindicar el metal euskaldún?

Creo que si la gente se fija, el metal euskaldún se reivindica solo, hay mucho nivel y muchas bandas haciéndolo bien, viejas y nuevas, pero parece que a la gente le cuesta consumir grupos que no conoce o que no cuentan con una gran propaganda en los medios. La afición por la música y el interés están un poco en horas bajas, antes íbamos a conciertos pagando entrada sin saber ni quién tocaba y si no te gustaba pues le hacías menos caso pero descubrías muchas bandas buenas, hoy en día eso es impensable en la mayoría de casos, la gente consume canciones sueltas si es que consume música, en vez de discos o grupos.

– ¿Cuál creéis que va ser el impacto económico de esta crisis sanitaria en el mundo de la cultura?

Pues ya se está viendo que no hay protección ninguna para este sector, nosotros como te he dicho antes no vivimos de esto, entonces tampoco somos los que mas información manejamos de como esta la cosa, pero está claro que está mal, no se valora este sector y no se tiene en cuenta que da de comer a miles de familias también como cualquier otro, y una cosa que suele pasar aquí es que cuando hay ayudas se reparten entre los de siempre, los que no tienen necesidad y chupan siempre todo. Grandes empresas y grandes nombres que en vez de ayudar se llevan lo poco que hay. Esperemos una reinvención (una vez más) para salvarnos nosotros mismos porque esperar se espera poco de los de arriba visto lo visto. Aparte de que esperemos que el virus pierda fuerza o desaparezca y podamos volver a funcionar cuanto antes.