miércoles, 24 abril, 2024
Banner Content

Un genuino rock pulido a base de naturalidad y ese punto de frescura para que todas las canciones no se parezcan entre sí, es el que nos vuelven a exhibir los bizkainos La Última Bala en su segundo trabajo «A Contracorriente», un asentamiento mucho mayor en definición y personalidad, demostrando un entendimiento perfecto, partiendo siempre de una base rítmica muy orgánica, y plasmando sus inquietudes en base al rock & roll, con mucho sentimiento y fabulosos destellos de diversidad.

 

Para empezar, me gustaría como nació la idea de formar una banda de rock & roll, aglutinando variedad de influencias de irresistible sabor para los amantes del rock de todos los tiempos

 

Lo de tocar en una banda es algo que llevamos ya muchos años haciendo los tres. A lo largo de nuestra vida hemos tocado en distintas bandas, ya sea de rock, punk, hard core.., asi que solo era cuestión de coincidir los tres en un mismo proyecto, y en este caso, por circunstancias y amigos comunes, coincidimos en «La Ultima Bala» después de años de andar cada uno por su lado.

 

En cuanto a las influencias, es una mezcla de lo mamado en nuestra trayectoria musical individual, Rock/Heavy de los 80-90 principalmente.

 

Suele resultar difícil encontrar un nombre que llame la atención y plasme toda la esencia del proyecto. ¿Cómo surgió el vuestro?

 

Estuvimos un tiempo buscando algo que nos definiera y surgió el nombre de «La Ultima Bala», luego le dimos el sentido de que este podía ser nuestro último proyecto de banda y así quedo.

 

A base de humildad y constancia estáis cimentando vuestro estilo personal, manejando con creatividad vuestros recursos y con gran vocación en directo, bajo una propia manera de reflejar sentimientos y una forma de interpretar a corazón descubierto auténtico rock con fuerza y actitud.

 

En vuestro segundo disco de estudio «A contracorriente» encontramos ansias renovadas, fortalecimiento rítmico y versatilidad guitarrera hasta límites insospechados, alejándose un paso más de las eternas y consabidas comparaciones, buscando estribillos, y elaboradas melodías, cuidando los trazos con un mimo marcado, pero aportando una personalidad diferente en cada una de ellas. ¿Cómo lo definirías? ¿Qué ha habido de diferente en el proceso de gestación y grabación con respecto al anterior? ¿Cuáles son los principales avances incorporados?

 

Nos ha llevado mucho trabajo definir bien las canciones, son temas elaborados durante mucho tiempo, algunos de ellos ya empezamos a meterlos en algún directo para probarlos, y después han ido cogiendo fuerza a base de ensayos. Hay que tener en cuenta que el disco se ha gestado durante la pandemia, y las dificultades que hemos tenido tanto para juntarnos a la hora de ensayar, como para ir al estudio con las continuas restricciones, pero finalmente, con paciencia y esfuerzo, hemos conseguido sacarlo adelante.

 

En cuanto a las letras, en este disco hemos trabajado más en ellas y han tomado un carácter muy positivo, también en lo musical hemos conseguido plasmar lo que queremos, intercalando bases contundentes con espacios rítmicos más creativos y libres. Creemos que el resultado es una evolución con respecto al disco anterior en todos los aspectos, marcando más la línea que queremos seguir y definiendo aún más nuestro propio estilo.

Supongo que cada miembro de la banda aporta su tradición musical y que la mezcla final resulta un cóctel difícil de limitar a un solo estilo. Se aprecia mucho que en temas como “Chicos de Barrio», «El Infierno» o «Los Lobos Aúllan por ti», experimentando siempre con algo diferente, un sonido embadurnado con ramalazos ochenteros, reminiscencias psicodélicas muy propias de los 70 y dejándose llevar por la fluidez de los sentimientos, engrandeciendo muchísimo el sonido con pequeños detalles guitarreros que acaban siendo muy importantes para dar cierta frescura y dinamismo.

 

Parece que tenéis unas coordenadas muy definidas en cuanto a confluir influencias y estilos para sonar con credibilidad. ¿Sois conscientes de la cantidad de influencias diferentes que mostráis en cada composición o desde dentro es más difícil percibirlo? ¿El apartado de composición ha sido más unitario en esta ocasión?

 

Evidentemente, mucho de lo que plasmamos en las canciones está condicionado por nuestros gustos musicales. Cada uno por su lado, hemos ido creando nuestro estilo de tocar nuestro instrumento e intentamos que todo confluya en el grupo, a veces sin darnos cuenta o sin pretenderlo, las melodías suenan a esos grupos, pero no lo buscamos necesariamente.

 

Al ser un trío, es cierto que las melodías guitarreras cobran protagonismo y queremos que sea así, aprovechando el potencial de nuestro guitarra Adrian, pero también trabajamos en empastar el bajo y batería y en crear un juego entre los tres dando lugar a todo lo que comentas.

 

Las transiciones en los temas están bien cuidadas con un sonido recogido de diversas variantes del rock, ganando en rotundidad y versatilidad sin paliativos, con recorridos de ida y vuelta, donde las guitarras adquieren un dinamismo que invitan a sudar la camiseta. ¿Con que bandas clásicas asemejaríais más la naturaleza de vuestras composiciones? ¿Ha sido ese vuestro objetivo, tratar de lograr un sonido más orgánico en rock de senda oscura para mentes sin complejos y que la escucha sea merecedora de no perder detalle?

 

No nos gusta ponernos etiquetas ni compararnos con otros grupos, eso se lo dejamos al público, pues no es nuestra intención sonar como nadie en concreto. Intentamos más bien ser fieles a nuestra dinámica de hacer canciones, haciendo simplemente lo que nos gusta, e intentar crear un estilo propio que nos defina y que nos identifique sin pretensiones. A partir de ahí, si nos comparan con alguien, bienvenido sea, pues seguro que admiramos a esos grupos y sonar a algo parecido a las grandes bandas de Rock siempre es positivo.

 

Estribillos como el de «La Vida Pasa» y «El Infierno» son claros ejemplos de la importancia que tienen para vosotros, el poder integrar ese punto de melodía. ¿Es uno de vuestros fuertes?

 

En este disco es cierto que hemos trabajado mucho en las melodías, todo es fruto de ensayar y jugar en el local hasta encontrar esa fuerza en los estribillos y también en las melodías.

Otra de las cosas que más me ha impresionado de este trabajo es la heterogeneidad de los temas y la excelente estructuración de los mismos. Una obra que suena con una entereza absoluta, constatando una riqueza en muchos arreglos, plena convicción en estructuras rítmicas y una madurez sorprendente. ¿Qué os ha resultado más complicado hacer las bases musicales o la letras? ¿Qué elementos del disco creéis que os pueden hacer destacar del resto de grupos actuales?

 

Normalmente, partimos de una base rítmica y después con las letras vamos estructurando el tema hasta darle forma. En este disco, se podría destacar la evolución en las letras, con estribillos mas marcados, así como las transiciones y cambios de ritmo como bien dices.

 

El tema “A Contracorriente” transmite cristalinamente el espíritu del álbum. Ir a contracorriente no es un acto de rebeldía, es tener unos valores diferentes a la norma general y luchar por ellos. ¿Qué os parece a vosotros?

 

Este tema en concreto, lo escribió Igor pensando en sus hijos, desde ese punto de vista, la letra refleja muy bien lo que cualquier padre podría desear para un hijo «se valiente, ve de frente, se tu mismo y aprieta los dientes, no tengas miedo de ir a contracorriente…» por supuesto, es aplicable a cualquier persona y tiene un sentido muy positivo. En estos tiempos de control social desmesurado, es importante cuestionar al sistema y no dejarse siempre llevar por la corriente.

 

Supongo que el planteamiento correcto es disfrutar del viaje más que plantearse un objetivo. ¿Qué lecciones habéis aprendido a lo largo de todos estos años inmersos en el mundo de la música?

 

Es fundamental disfrutar de lo que hacemos, juntarse para ensayar, compartir unas cervezas creando nuevos temas es algo que nos llena y que necesitamos en nuestra rutina. Siempre hay objetivos que cumplir, pero hemos aprendido a no agobiarnos con ello, los plazos son flexibles y somos conscientes de nuestras limitaciones. No siempre es fácil coincidir para ensayar o para programar bolos. Hay que tener en cuenta el trabajo, la familia y otros factores, así que vamos poco a poco y a nuestro ritmo, y lo que tenga que pasar, pues ya veremos cómo gestionarlo cuando llegue.

Lamentablemente este país sigue siendo un poco verbenero musicalmente hablando. ¿Consideráis que la originalidad está mal pagada hoy, que la gente tiene el oído demasiado cerrado y se ha acostumbrado a cosas simples?

 

Desde luego, son tiempos difíciles para la cultura y la música. Los gustos y las costumbres han cambiado mucho en estos últimos años, y cuesta atraer gente hacia la música en directo. La sensación es, que hay mucha gente anclada en el pasado sin interés por descubrir nuevas bandas. A otros no les interesa el Rock y están más influenciados por los estilos musicales de moda. Sin menospreciar la calidad de cada cual, el Rock nos trasmite unos valores y una forma de disfrutar la música más allá de lo estrictamente musical. Nosotros comulgamos con ese estilo de vida y seguiremos intentando descubrir cosas nuevas a la vez que intentamos ser originales sin pensar demasiado lo que los demás piensen y disfrutando siempre del camino.

 

¿Pensáis que la juventud ha perdido el interés en preservar la música tradicional, que ha dejado de creer en el rock, el cual promueve valores universales?

 

Como hemos dicho antes, son tiempos difíciles para la música en directo, y bandas de rock como nosotros, que normalmente se dan a conocer en locales pequeños, estamos sufriendo las consecuencias de todas las medidas adoptadas, cerrando pequeñas salas y bares en los que podíamos tocar. Aun así, todavía queda esperanza en la juventud, no creemos que todos los jóvenes sean de una forma u otra, y también hay nuevas bandas de rock que aportan mucha frescura al panorama y que están consiguiendo llegar a cada vez más gente.

 

¿Cuál creéis que va ser el impacto económico de esta crisis sanitaria en el mundo de la cultura?

 

Lo que estamos viendo no es nada alentador, cada vez mas bares y salas cerrados, cancelaciones, restricciones, y no parece que tenga fin inmediato, por lo que aun nos queda por ver hasta donde condicionara esto la manera de consumir y disfrutar de la cultura. Sin embargo, debemos ser positivos e intentar buscar la manera de seguir creando cultura y adaptarnos a la nueva situación. Está claro que se está perdiendo mucho por el camino en cuanto a relacionarse socialmente sobre todo, esto nos lleva a depender cada vez mas de crear contenidos en la red y aplicar la tecnología para trasmitir cultura.

Vosotros que aún formáis parte de esa escena que no aparece mucho en los grandes medios musicales. ¿Qué le diríais a alguien que todavía no os conoce para que se acercara a vuestra música?

 

Pues que si les gusta el Rock, que nos escuche, que somos una banda humilde y divertida, que pretendemos seguir disfrutando de esto y que para ello necesitamos gente que se acerque a los conciertos y que consuma música de bandas como la nuestra.

 

Una vez escuchado el resultado final del disco. ¿Echasteis algo en falta a nivel de sonido? ¿Cuál es el objetivo que esperáis alcanzar con este disco?

 

En general hemos quedado satisfechos con el sonido final del disco, teniendo en cuenta todas las limitaciones que hemos tenido a la hora de grabarlo. Si bien en un principio buscábamos otra cosa, finalmente nos hemos tenido que adaptar tanto al presupuesto como a los medios de que disponíamos en ese momento.

 

El objetivo del disco no es otro que disfrutar de lo que hacemos una vez más, esto incluye la maquetación, distribución y todo lo que rodea a este proceso. Queremos dar a conocer nuestra música, nuestro estilo e intentar dar cada vez mas conciertos para poder llegar a más gente.

 

Dicen que la creatividad florece en tiempos de crisis. ¿Qué bandas os han sorprendido estos últimos años?

 

Hay algunas bandas que han aprovechado bien este tiempo y muchos han aprovechado para sacar material ya que no podían dedicarse al directo. Por mencionar alguna, creo que The Faitless han hecho un discazo.

 

¿Cuál creéis que es mayor problema con el que se topa un grupo de rock metal en España?

 

Pensamos que cuando pretendes autogestionarte, es muy difícil difundir tu música. Los medios no se hacen eco de bandas de Rock, y en muchas radios siempre suena lo mismo sin interesarse por estos estilos, cada vez hay menos recursos para poder darse a conocer, salas, medios de comunicación, distribuidoras… Está claro que internet está ahí, pero también requiere de un esfuerzo y dedicación extras al que no todos podemos dedicarnos.

 

El mayor problema es que en estos momentos el Rock y Metal no generan tantos beneficios a la industria musical como otros estilos, y por lo tanto, no se le da voz en los medios y tenemos más dificultades para llegar al público.

 

¿Qué consejo le daríais a todos esos chavales que sueñan con ser músicos?

 

La música siempre te dará cosas buenas. Haz lo que te gusta, insiste, persiste, lucha, aprende… se crítico, prueba cosas nuevas, no te rindas…

PUBLICIDAD

Publicidad