domingo, 21 julio, 2024
Banner Content

Llevar 30 años en activo, y sin interrupciones de ningún tipo, es un acto que denota un trabajo duro y sacrificante, una pasión genuina por la música. Karonte son una de las bandas más veteranas de España, con un sonido agresivo, potente, y a la vez lleno de emotividad y melodía. Una propuesta musical que bebe del Death Metal Old School, Thrash Metal y Doom Metal, caracterizada por la contundencia rítmica, la agilidad de escurridizas guitarras y mucha profundidad y visceralidad en las voces. El pasado 28 de octubre la banda publicó su nuevo disco «Nacer, Sufrir, Morir», cargado de mucha elaboración tanto en el significado de sus textos como en lo musical.

En este nuevo disco “Nacer, Sufrir, Morir”, habéis llevado vuestra propuesta a unos terrenos mucho más violentos y demoledores, oscuridad cruda pero melódica, envolviendo ciertas transiciones instrumentales en una emotividad en constante crecimiento y llegando en ocasiones a unos sonidos cercanos al doom metal, aportando toda vuestra calidad y experiencia a cada una de las canciones. ¿Cuánto tiempo os ha llevado el componer los temas? ¿Hasta qué punto habéis enfocado esta vez el concepto de la producción? ¿Es quizás vuestro disco más complejo y técnico?

Muy buenas Mikel y muchísimas gracias por apoyar al underground y a nuestra banda. Ahí tienes razón, nos ha llevado un tiempo prudencial el darle forma al disco. Empezamos a componer nada más terminar nuestro Split con nuestros amigos de Bloody Brotherhood, pero la tesitura de la banda, y nuestros problemas con la formación, hicieron que no le pudiéramos dar forma hasta mucho tiempo después.

Una vez entrada la dichosa pandemia, decidí que ya estaba bien y compuse los 6 temas restantes. Una vez en el local intentamos darle forma a todo y hemos ido piano a piano grabando, aunque hasta que no solucionamos los problemas internos, no pudimos empezar a trabajar en serio en ello.

En la producción hemos trabajado mucho. No se trata simplemente de juntar todos los instrumentos, se trata de que ese sonido se identifique también con el directo y que a nivel “artístico” represente lo que quieres.

Con la perspectiva creo que es un disco mucho más diverso, rico en matices y controlado a nivel de composición, no te voy a negar que estamos encantadísimos con el resultado.

Sin duda alguna, a nivel instrumental estáis mejor que nunca, sin notarse en absoluto el haber actualizado la formación. ¿De qué forma os ha afectado el pasar a ser trío en tareas de composición y acoplamiento rítmico? ¿Qué ha cambiado de vuestro sistema de trabajo interno?

Para ser sincero en nada. No es por menospreciar la labor del antiguo guitarra sino porque nos hemos dado cuenta de que encajar las piezas que tenemos es más simple que intentar hacer artificios para solventarlo.

En la faceta de composición no ha afectado. KARONTE lo compongo yo… es así de simple, cada uno aporta sus arreglos, pero el grueso de los temas les llevo yo al local. Voy a seguir componiendo para dos guitarras, pero tampoco tenemos una dualidad tan amplia como para que luego en directo se note. Aun así, creo que la actitud puede con todo y estamos hablando de metal, la fuerza y la visceralidad puede con cualquier tipo de adorno.

Vuestra música se caracteriza por ser una mezcla de Death metal old school, Thrash y Doom Metal, con influencias de bandas como Gorefest, Benediction, Asphyx, Hypocrisy, Paradise Lost, Obituary, Bolt Thrower o Carcass… con un resultado completamente firme y brillante en emotividad y melodía. ¿Todavía os influye la música de otros grupos o la inspiración surge exclusivamente del interior de vosotros?

¡Si claro!, nosotros seguimos influenciados por las mismas bandas que nos descubrieron el estilo hace más de tres décadas… es inevitable. Pero si que es cierto que al igual que los cocineros, somos capaces de cocinar lo que precisamente más nos gusta.

Estoy orgulloso de tener un sonido propio como banda. No quiero que suene prepotente pero creo que si la gente nos da una oportunidad, va a descubrir un grupo que no sólo se ciñe a clichés de un estilo y que aportamos cosas diferentes, personales…

La temática de este disco está centrada en la parte más oscura y miserable de una existencia plagada de desgracias desde que se nace hasta que se muere. ¿Qué habéis querido plasmar en su concepto global, que la vida es muy limitada y sufrida? ¿Cuáles han sido las ideas principales sobre las que habéis construido las canciones?

Nuestra temática siempre fue oscura, deprimente… a nivel personal en los últimos años he vivido situaciones relacionadas con la muerte y la mera existencia que hacen que la temática de las letras se torne muy personal, adentrando en los sentimientos y avocando en cierto modo a un nihilismo que pese a estar siempre presente en nuestras letras, ahora con conocimiento de causa puedo expresar con soltura.

Para ser sincero definí primero el título del álbum y de ahí fueron surgiendo las ideas para las letras. Eso fue de gran ayuda ya que aunque no es un álbum conceptual como tal podría entenderse así en cierto modo.

¿Quién ha sido de vosotros el que más ha asumido la tarea de la creación de los diferentes patrones rítmicos? ¿En qué sentido creéis que habéis madurado más?

Como te decía antes en KARONTE la composición recae en mis hombros. Cada uno en la banda aporta unas cosas y en esta faceta me ocupo de esto. Si que es cierto que con cada edición la participación del resto tiene más peso y en este disco en concreto nuestro batería Rochar ha dado un paso exponencial, aportando cientos de matices a todos los temas, al igual que Isma al bajo que ha sabido “rellenar” los huecos que un segundo guitarra deja con unos arreglos geniales.

Personalmente creo que los temas están mejor compuestos, no digo que los anteriores no nos gusten, pero creo que las canciones de este disco pasan de una manera más liviana, te incitan más a mover el cuello y a disfrutar… no hay momento frugal o aburrido, creo que tienen variedad y solidez.

Lo que me sigue llamando mucho la atención es que seguís apostando por el idioma en castellano a la hora de desarrollar vuestro proyecto musical. ¿Alguna vez os habéis planteado el pasaros al idioma con mayor presencia internacional, el inglés?

Mira, nosotros estamos en esto desde 1990 y todos los grupos de nuestra generación empezaban cantando en inglés y nosotros éramos los raros. ¿Es por una especie de orgullo patrio? Nada que ver!!! simplemente siempre le hemos dado la importancia necesaria a las letras. No puedo componer en un idioma como el inglés que, pese a que musicalmente es muy melódico y estamos acostumbrados a escucharlo en nuestra cultura musical, no me permite hacer los giros y cambios de significado que necesito en las letras. Yo creo que el español es un idioma mucho más rico y es lo que hablo en mi día a día. Puedo hablar en inglés pero no tengo los recursos y solvencia necesaria como para componer algo para KARONTE.

Te aseguro que posiblemente es nuestro mayor hándicap, pero incluso dentro de nuestras fronteras. Históricamente cantabas en castellano y te ponían el “core” de etiqueta. Hay gente que no tienen problemas con escuchar bandas cantando en Noruego, pero les suena “raro” en español… joder, si es gutural!!! Jajajaja

Pese a no tener letras extensísimas, intento condensarlas y de hecho es más complicado, las letras en KARONTE tienen una importancia muy grande, sería muy fácil para mí hacerme un pseudo tributo a Entombed, pillarme un HM-2 de Boss, crear temas como churros y hacer letras genéricas… es bastante más jodido hacer esto, y en eso está la gracia.

Para vosotros el diseño gráfico que alberga cada nuevo trabajo es un todo en uno, una concepción artística en sí misma, unitaria y consciente de serlo… Está vez habéis optado por un arte que podríamos asemejarlo al del óleo en cada trazo y que atrape visualmente. Contarnos quien ha sido el encargado de su diseño y de qué manera están los conceptos implícitos en la misma.

Efectivamente y agradezco que te fijes en ello, ya que el autor de este, y todos los trabajos de KARONTE soy yo. Imagen y audio han de ir de la mano. Si te soy sincero me cuesta un triunfo diseñar para mi banda…. siempre fue mucho más sencillo para mí realizar portadas para otros grupos. Con las portadas de KARONTE tardo mucho… tanto por concepto como a nivel técnico. En esta ocasión, creo que a nivel de letras como de sonido necesitábamos algo más visceral, algo menos “digital”, aunque mi forma de trabajo sea así.

Creo que es una portada que anuncia muy bien lo que te puedes encontrar en el interior.

Es tan importante no desviarse de tu propio camino como a la vez intentar avanzar y no anclarse en el mismo. ¿De qué forma se refleja la experiencia acumulada de 30 años de trayectoria en este trabajo?

El hombre siempre tropieza dos veces en la misma piedra y KARONTE tropezamos mil veces. Por ponerte un ejemplo, los problemas que tuvimos con la formación si hubiésemos sido de otra manera lo hubiéramos ventilado en cero coma, pero nos hemos tirado años intentando buscar una solución simplemente por amistad.

Ahora sabemos perfectamente lo que queremos, sabemos que podemos hacer o no, sabemos hasta donde alcanzamos. ¿Acaso vamos ser tan insensatos con 50 tacos de pensar que seremos los nuevos Metallica?… hay que ser muy iluso para eso y aparte, tenemos objetivos muy distintos.

La banda a nivel personal significa una brutalidad para nosotros… no concebimos nuestra vida sin ella. Nos hemos criado en la autogestión, en el sembrar nuestra música como un virus, en tener un fondo de seguidores que nos apoyan y aunque sea pequeño, significa mucho para nosotros. Ser realistas es lo que nos aporta la experiencia y sobre todo no intentar hacer cosas que están fuera de tu alcance a nivel musical.

Qué opináis de la escena actual en relación a bandas de vuestro estilo? ¿No creéis que ya hay una saturación de propuestas y que la gente no puede abarcar todo lo que sale?

Hay una saturación exagerada y nosotros no estamos exentos de ella. Es maravilloso ver la libertad facilidad que te dan las tecnologías para crear sin límite, pero no hay tanta oreja para tanto ruido.

Yo mismo tengo mil proyectos por salir, pero… ¿alguien lo va a escuchar? ¿O por lo menos con la atención necesaria?. Ese es el problema, faltan melómanos.

Es genial que se genere tanta música, pero es complicado que llegue, que tengas tiempo o simplemente interés para escucharlo. Hoy en día no hay filtro alguno, en los 60/70/80/90 había sellos que filtraban en cierto modo la música que nos llegaba (con un criterio acertado o no)… pero hoy en día puedes grabar cualquier mierda y lo tienes en spotify al instante, añadiendo contenido a tanta saturación.

Mucha gente que os ha visto sobre un escenario afirma que vuestro nivel en directo es superior al demostrado en disco. ¿Estáis de acuerdo?

¡¡¡Lo agradecemos!!!! Es una tesitura distinta, si acudes a un directo y logras “meterte” en el ambiente y la banda, todo cambia. Lógicamente un directo es algo más visceral, más sucio, con imperfecciones que a los que nos gusta este rollo lo agradecemos. Hoy en día echo en falta conciertos que no parezcan un playback, las bandas tocan sin actitud ninguna. Nosotros intentamos transmitir mucha visceralidad en nuestros conciertos… que nadie se espere un David lee Roth dando volteretas, pero el sonido te golpeará en el pecho como pocas veces te haya pasado.

¿Cómo está funcionado el disco hasta ahora a nivel de crítica y aceptación?

Estamos muy, pero que muy, contentos. Parece que el disco está sirviendo para que mucha gente descubra a la banda …treinta años después jajaja. Aunque sí que es cierto que hay muchos medios que apenas hacen caso de los lanzamientos actuales, por eso te agradecemos la visibilidad que nos brindas. Hoy en día como hablábamos antes, son tantos los lanzamientos que salen mensualmente que los discos se quedan en un limbo y apenas puedes hacer nada para que la gente se de cuenta de que existen. Pese a todo ello estamos encantados con las reacciones y con la respuesta que estamos teniendo no nos podemos quejar en absoluto.

Cuando una banda graba un disco siempre piensa que es el mejor pero después de poco tiempo escuchándolo, tiene la sensación de que hay cosas que se podrían cambiar o haber mejorado durante la grabación. ¿Tenéis esa sensación de que lo podría habéis hecho aún mejor?

No te voy a engañar, no me gusta eso de “es nuestro mejor disco”. Cada álbum, y a ti te pasará como oyente, depende mucho de como te pille, del tiempo que le puedes dedicar, tus influencias, tu estado anímico o tu bagaje a la hora de escuchar música.

En estos momentos hay muy pocas cosas que cambiaría para ser sincero, a sabiendas de que me ocupé yo de la mezcla y master y no alcanzo a saber hacer las cosas mejor, así que no se cómo podría sonar de otra forma.

Musicalmente he acabado muy contento. Cada miembro en la banda lo ha dado todo y nos hemos tomado el tiempo necesario…. Pero ya sabes, cada día escuchas un tema y dices… “ese cacho tendría que estar más bajo, más alto”… creo que a todos los que tocamos en una banda nos suele perseguir la insatisfacción, aunque como te decía, de momento estamos muy contentos.

Lográis mantener el interés del oyente gracias a unas Influencias en perfecta consonancia, unos cambios de ritmo que aportan la variedad necesaria y unos registros vocales perfectamente adaptados a la línea musical. ¿Cómo se alcanza ese nivel de técnica y brillantez para saber cómo colocar cada elemento en el lugar adecuado y provocar una reacción emocional en el oyente?

¡¡Muchas gracias!!. Pues no lo sé, te lo agradezco porque es lo que intentamos buscar, pero es algo que vas madurando a lo largo de los años. El tema funciona si no se vuelve monótono y si sabes incorporar puntos álgidos. Aunque todo hay que decirlo, a lo largo de los años hemos flipado de como nuestra percepción es absolutamente distinta a la de gente en muchas ocasiones. Temas que pensábamos que serían la bomba han quedado guardados en el armario… y sin embargo otros que era más arriesgados o incluso atípicos han resultado ser base de nuestro repertorio.

Componemos de corazón y para nosotros mismos… no hay estrategias, y si coincide que gusta a la gente, mejor que mejor.

Vivimos en una época donde la tecnología juega un papel importante. Grabar un disco está al alcance de cualquiera, con lo que ocasiona es que haya un exceso de bandas e incluso muchas de ellas no ofrecen casi nada nuevo. ¿Cuál es vuestra opinión de los nuevos tiempos en la música? ¿No creéis que actualmente hay muchos grupos que saturan sus trabajos con exceso de producción de forma que oculta o disfraza la falta de creatividad?

Nosotros grabamos de una manera muy old school. No creemos en la hiper producción, aunque como es lógico, las herramientas y formas de grabar no son las del 94.

Actualmente veo un exceso de copia/pega. Todos quieren sonar con el timbre de ”x” ampli de guitarra o con la producción conjunta de “x” productor. En ese apartado nosotros somos ajenos a ese movimiento. Sonamos como queremos sonar, no nos dejamos influir por tendencias… utilizamos los recursos actuales casi como una grabadora de antaño y pasamos de modas, intentamos que suene como nos gusta a nosotros.

Hay muchas bandas que usan el “low fi” para esconder carencias musicales… lo pueden vender como autenticidad o como les salga del gorro, pero es evidente. Por otro lado tienes un exceso de producción, así que cuando ves a la banda en directo te pegas un golpe con la realidad tremendo.

¿Cuál creéis que es mayor problema con el que se topa un grupo de metal extremo en España?

No hay público. Una banda como nosotros a mediados de los 90 metía 300 personas en la presentación de una maqueta… de una maqueta!!!. Actualmente si metes 100 y pocas personas en una sala presentando un disco es un triunfo más que loable.

Nosotros y las bandas de nuestro entorno no estamos en el “mercado/industria musical”, somos la última mierda que cagó pilatos, somos el puro underground, nos movemos por intereses distintos a la comercialidad.

España es un país en el que NADA es profesional. Los sellos de aquí por muy pro que quieran ser, son de chichinabo y no dan para hacer algo en condiciones. Lo que pueden ofrecer está muy lejos de acercarse a un sello “grande”. Con muy buenas intenciones, pero lejos de poder apoyar a una banda que pretenda girar o hacer algo notorio…. Y te lo dice alguien que tuvo un sello. El que está en esto está por pasión.

¿Consideráis que definitivamente se ha eliminado el complejo de inferioridad de las bandas nacionales respecto a las de fuera?

Desde el punto de vista de las propias bandas sí, porque hemos visto que no tenemos nada que envidiar y que muchas bandas de fuera están en posiciones privilegiadas simplemente por tener mejores medios o haber soltado billetes.

Pero no nos libramos de ese concepto desde las miradas externas. Me pasa a diario con mi banda, con las que edité en su día o simplemente con las que saco en mi fanzine (por cierto… www.epitaphmagazine.es). Es increíble que muchos webzines, fanzines y sellos flipen aun hoy en día con que una banda haga death, black o lo que sea desde España. Alucino cuando recibo reseñas y te ponen el “death metal from Spain!!” como si fuéramos de Burundi.

¿Qué lecciones habéis aprendido a lo largo de todos estos años inmersos en el mundo de la música?

Pues se ve que pocas… porque seguimos emperrados en hacer lo mismo jajaja.

Lo único que nos llena es seguir compartiendo vivencias y cervezas con los miembros de la banda. Al final ser amigo e intentar hacer buenas canciones es el objetivo, el resto no importa demasiado. Otra cosa importante es no hacer muchos planes y dejar que todo venga como tenga que venir.

También por desgracia he de decir que pese a tener muchas experiencias cojonudas a lo largo de estos 35 años que llevo tocando por ahí, me doy cuenta que cada vez más gente va a lo suyo. Muy poca gente tiene empatía, hacen algo de forma altruista o se sienten hermanados con otros… esa es la parte negativa y de la que hemos aprendido gracias a mucho desengaño.

¿Por dónde pasan los planes de futuro de la banda a medio y a largo plazo?

De momento tocar en directo todo lo posible, editar el disco en formato vinilo y posiblemente a finales de año reeditar nuestros primeros trabajos ya que se han agotado hace tiempo y parece que hay demanda de ellos.

Si alquien quiere hacerse con el disco o merchan, conocer más sobre la banda, contactar etc, puede visitar nuestra web www.karonte.info

Salud!