domingo, 14 julio, 2024
Banner Content
Los donostiarras Dravernue han irrumpido con fuerza y una personalidad totalmente reconocibles en la escena nacional. “Proyecto D.A.G.D.A», un disco completamente imposible de describir con palabras, confeccionado con mimo en todos los aspectos, diferentes ornamentos vocales e instrumentales plasmados con abrumadora elegancia, donde cada músico participante no solo se ha dedicado a exponer sus cualidades, sino que se han metido en el papel, dejando grabado su nombre en la mente de muchos. 

– Antes de empezar a hablar de vuestro primer trabajo de larga duración “Proyecto D.A.G.D.A.”, hacedme una pequeña biografía de cada uno de vosotros porque hay una trayectoria bastante interesante hasta día de hoy.

Bueno. Empezamos con Raúl, letrista y voz de Dravernue. Su carrera musical ha pasado por las bandas: Dark Avenue y Dawnmaster. Además de cantar, también sabe tocar el bajo. Unai, guitarrista, corista/voz, compositor y productor del grupo, empezó su andadura con Hiverland, y ha sido integrante de los siguientes grupos: Mandrágora Negra, Silhouet y Drakken. Alex, nuestro bajista, ha estado en Impío y Mandrágora Negra. A la batería, Ekaitz, que ha compartido escenario con Holyblues, Rhune, Break The Walls, Drakken y Keinu. Y por último pero no por ello menos importante, Eider a los teclados y coros, pasando por Aiumen basoa y Krait.

– Vuestro disco debut «Proyecto D.A.G.D.A.» llama la atención por ser un proyecto de lo más ambicioso, una opera prima al más puro estilo de Avantasia. Un historia conceptual sobre un reino sometido a los constantes ataques de las fuerzas del mal y que para lograr perdurar su vigencia busca un heredero, sometiendo a duras pruebas a los jóvenes candidatos a la sucesión del rey, el cual mantiene una excelente línea trazada, destellos de calidad instrumental y pulidas melodías vocales, contando con la gran ayuda de grandes músicos como Aitor Gorosabel (Su Ta Gar), Mikel Bizar (Auritz), Isra Ramos (Avalanch), Raquel Reych (Song Of Anhubis)… junto a un libro de literatura fantástica, escrito por Unai Iglesias, Judit Andreu García y Alex Rodrigues Dopazo. ¿Cuál fue el punto de partida en cuanto a su creación? ¿A quién se le ocurrió la idea de complementarlo con un libro?

Nos situamos en el año 2016. El punto de partida fue Unai y su anterior historia con Hiverland, que ya hacía unos cuantos años que se disolvió. Él, junto a Arkaitz y Pablo, desarrollaron un prólogo de lo que sería una mayor historia que no estaba aún escrita, cuando grabaron el disco «Dreamcatcher». Dicha historia quedó inacabada en 2013, y a nuestro guitarrista se le ocurrió retomar aquella idea y llevarla a cabo, siempre con esto en mente: primero se escribiría un libro, y después se harían las canciones en base a los capítulos. Había más locura aún, se pretendía complementar el disco y el libro con un tercer “objeto”, cosa que no se pudo llevar a cabo pero esperamos que así sea en nuestro futuro trabajo. Y con respecto a los colaboradores, todo empezó con el gran Pepe Mediavilla, que nos ofreció su voz y todo lo demás fue rodado…parecía que él estaba guiando todo el proceso con los demás.

– Personalmente para mí una de las virtudes de este primer trabajo es la capacidad que habéis tenido de llevar a cabo un trabajo creativo por parte de todos, en beneficio del resultado, la gran riqueza de matices, las espléndidas melodías vocales y la perfecta conjunción entre todos los elementos . ¿Cuánto tiempo os ha llevado el elaborar los temas y cómo ha discurrido la grabación?

La verdad es que la elaboración de los temas ha sido muy extensa, desde el inicio del proyecto allá por 2017 hasta prácticamente inicios de 2019. La creación de los mismos partíó de Unai, y después tanto la grabación como los detalles y arreglos son personales de cada instrumentista. Así como las letras y melodías de voz, son creación de Raúl, que se guiaba siempre de lo que decía cada capítulo para captar la esencia, en resumen, de cada corte. La decisión de qué pista iba a ser canción, y cuál interludio, se iba variando conforme íbamos viendo cuál podría funcionar mejor. En Abril de 2019, comenzaron las grabaciones de los instrumentos en el estudio de Unai (United Studios, o “Txiki-estudio” bautizado por Aitor Gorosabel), empezando por la batería, seguido por el bajo, y las guitarras se iban intercalando. Después, Raúl grabó sus partes en su “home studio”, y los teclados fueron los últimos detalles (ya que Eider entró prácticamente a 2 meses de sacar el trabajo).


Es de lo más llamativo que las bases rítmicas no caen en ningún momento en algo preconcebido, acicaladas con un toque distinto y ofreciendo diferentes alicientes mediante tesituras profundas, unas formas diversas, y una gran pulcritud de arreglos en constante crecimiento para huir de ciertos simplismos ya escuchados, pero sin perder la fuerza en el sentimiento. Un alto grado de variedad existente entre unos cortes y otros. ¿Esa era la intención inicial? ¿Habéis dedicado mucho tiempo en probar con distintas tonalidades y experimentado con otras tesituras?

Lo primero, agradecerte tus palabras puesto que precisamente esa era nuestra intención. Si se presta atención, se llega a la conclusión de que “casi” se puede saber “quién” está hablando, sólo con la música que lo acompaña (lo pongo entre comillas porque es muy difícil llegar a ello, lo hemos hecho de la mejor manera a nuestro modo de ver). Tenemos claras las tonalidades que lleva cada personaje, el estilo musical, métrica de compás…tanto de los que están en este trabajo como de los que ya están siendo elaborados para el siguiente. Siempre hemos querido hacer algo “distinto”, que mezclase estilos ya no sólo dentro del metal, sino añadiendo el toque “operístico” con las voces, algo de rap, e incluso un furtivo “autotune” en “La Quimera” para echarnos unas risas.

– Escuchando el disco se nota mucho dinamismo. Los temas no siguen una misma línea estructural y hay mucha diferencia entre unos y otros. ¿Qué es para vosotros la experimentación, un fin en sí mismo o un medio para obtener algo diferente?

No sabría cómo responder a ello, creo que un poco de ambas partes. Tenemos claro que queremos hacer algo diferente, y que tenemos que experimentar. Siempre hemos mantenido un equilibrio entre lo que podíamos llegar a hacer, lo que queríamos hacer, y lo que podría funcionar. Aunque ya te adelanto, que en el futuro, cada vez tiraremos más a la “locura”. 

– El álbum alberga un montón de detalles que se van revelando con cada escucha. ¿Habéis tenido una actitud abierta a la hora de probar diferentes tonalidades?

Totalmente. Como he dicho antes, nos encanta probar, experimentar cosas, intentar (aunque ya esté todo inventado) que quien escuche y lea nuestro trabajo no quede indiferente. Ese es su fin.


– La importancia de las letras es tal, que la música va evolucionando de canción en canción, siguiendo los ambientes y atmósferas que los textos sugieren. Por ejemplo en “El Mixtificador”, “El Aprendizaje” y “Los Remordimientos” nos encontramos con acertados detalles técnicos y arreglos excepcionales que provocan una reacción emocional en el oyente. Supongo que habéis buscado reforzar las sensaciones con la conexión perfecta entre las melodías y letras. ¿Qué elementos del disco creéis que os pueden hacer destacar del resto de grupo actuales en vuestro estilo?

Está claro que hoy en día, hay muchísimo nivel técnico, pero la verdad es que, pese a que lo nuestro pudiera hacerse mucho más complicado, y más “virtuoso”, creemos que estamos en el punto perfecto entre: algo original, entretenido, diferente, técnico y “pegadizo”. También jugamos mucho con nuestro merchandising, como por ejemplo: las pulseras que brillan en la oscuridad con el código de Heiko, que harán de nuestro show algo distinto, haciéndole sentir al espectador que está dentro de la historia.

– Supongo que cada uno de vosotros tenéis vuestros propios gustos musicales y una manera distinta de concebir la música. ¿Cómo hacéis para alcanzar un determinado consenso a la hora de definir las pautas de actuación y musicalmente el camino a seguir?

Creo que ahí está un poco la magia. Dentro de nuestros gustos musicales hay muchas variaciones, y cuando se crea un tema cada instrumentista lo lleva a su estilo sin prácticamente poner ninguna pega, y hemos conseguido el equilibrio perfecto. Ése es nuestro camino a seguir.

– Lográis mantener el interés del oyente gracias a unos cambios de ritmo que aportan la variedad necesaria y unos registros vocales perfectamente adaptados a la línea musical. ¿Cómo se alcanza ese nivel de técnica y brillantez para saber como colocar cada elemento en el lugar adecuado y provocar una reacción emocional en el oyente?

Creo que todo pasa por la experiencia. Son muchos años musicales a las espaldas de cada componente. También entra en juego el cómo se crean las canciones. Como decíamos arriba, Unai se centra en cada capítulo a rajatabla, y crea en base a lo que siente con ello. Lo mismo para las letras y melodías vocales con Raúl. Hemos tenido alguna que otra “discusión amistosa” entre ambos porque Unai siempre ha recalcado la importancia de que los temas debían crearse de modo global, y no como canciones sueltas, y Raúl miraba más por hacer una mezcla y que cada persona pudiera escuchar una canción suelta sin atender excesivamente a la historia.


– Vivimos en una época donde la tecnología juega un papel importante. Grabar un disco está al alcance de cualquiera, con lo que ocasiona es que haya un exceso de bandas e incluso muchas de ellas no ofrecen casi nada nuevo. Hay muchos grupos que saturan sus trabajos con exceso de producción de forma que oculta o disfraza la falta de creatividad. ¿Cuál es vuestra opinión al respecto?

Pienso que la producción es ideal si eres capaz de hacer lo que has grabado. Me explico. Si grabas punteos imposibles que luego no eres capaz de hacer, no parece del todo ético el hacer una producción increíble. Ahora, si la producción acompaña a los músicos, ¿por qué no?. Somos el claro ejemplo de algo difícil de llevar al directo (por ejemplo, sólo Unai es guitarrista, y nuestros colaboradores no van a poder venir a todos nuestros conciertos) pero lo hacemos lo mejor que podemos.

Aunque cierto es que también hay de saber diferenciar entre un disco y un directo. El disco es más bien como una película, siempre se busca la toma perfecta. En cambio, en directo es como el teatro. Es una representación más humana y real en la que lo más importante es conseguir una conexión con el espectador.

– Habéis cuidado mucho tanto las formas como el contenido musical del mismo. El diseño es espectacular y la portada logra impactar inmediatamente por su colores. ¿De qué manera están los conceptos implícitos en la misma? 

Hemos intentado cuidar al máximo cada detalle dentro de nuestra obra Todo tiene un porque en ella.


– Llama mucho la atención las colaboraciones de Aitor Gorosabel (Su Ta Gar), Mikel Bizar (Auritz), Isra Ramos (Avalanch). Contarme un poco cómo surgieron y si barajasteis alguna otra

Lo normal en este trabajo ha sido que quien hemos querido que estuviera, ha estado. Ninguno de los colaboradores con los que hemos contactado nos ha dicho que no. Creo que tenemos a los músicos y actores de doblaje “top 10” del estado, así que estamos contentísimos.

– ¿Cuál fue el tema que más disfrutasteis grabando y el que más quebraderos de cabeza os dio?

Sin duda alguna: “Proyecto D.A.G.D.A.” y puede que “La Realidad”. Sin duda el que más hemos disfrutado ha sido el primero que he comentado, tanto por la riqueza musical aportada, los cambios de estilo, su importancia en la historia, colaboraciones…es nuestro “ojito derecho”. Con respecto a los quebraderos de cabeza, más bien para Raúl, ha sido “La Realidad”. El problema es que se trata de una balada progresiva, que no tiene ninguna repetición salvo dos vueltas de estribillo al final. La verdad es que con respecto a la creación musical del tema, os invito a que desgranéis e identifiquéis de dónde viene cada acorde, cada progresión, porque tiene un por qué muy curioso. En resumen, Raúl quería una balada, Unai no, y surgió el amor.

– Supongo que vuestra meta será la de llegar al máximo número de personas y tratar de conseguir un cierto reconocimiento dentro del mundillo. ¿Cómo veis el mundo de la música a día de hoy? ¿Cuáles serían vuestras alternativas para intentar dar la vuelta a la situación?

El mundo de la música como siempre. Como tú mismo has dicho más arriba, hay muchísimos grupos, muchísimo nivel técnico, y está todo inventado. Por eso nosotros estamos yendo por otro lado, por el lado del show en directo, de la historia, de la experiencia de algo “único”. ¿La vuelta a la situación? Intentaremos dársela a quien se suba al barco, y espere con ansias nuestro próximo trabajo.

– Creéis que algún día Internet conseguirá quitarle el lugar a la industria musical y dará mayor libertad a las bandas eliminando su poder sobre la distribución? 

Creemos que eso ya ha pasado, a día de hoy la industria musical es casi inexistente e Internet domina. Aunque no sabemos si para bien o para mal. Al entrar Internet en el mundo audiovisual automáticamente se devaluaron todos los trabajos y quebró el sistema que los regia. El problema es que hemos estado sufriendo una anarquía hasta ahora, a causa de no tener un sistema nuevo que suplante al anterior. Con la consecuencia de que para bien o para mal, los grupos no necesitan hacer méritos para estar en el candelero.

– ¿Cuáles son vuestros planes de cara al futuro más o menos próximo? 

Lo que viene ya mismo es un videoclip. Después, a dar conciertos para que la gente nos conozca, y vea esta faceta de “show” o de “ópera” como te contaba más arriba. Este año además, daremos varias sorpresas, que creemos que os encantarán. Para el futuro tenemos un plan de aquí a 2 años vista más o menos ya trazado, veremos si se puede llevar a cabo. Desde luego estamos ya trabajando en ello de forma simultánea a la preparación del show en directo.