viernes, 14 junio, 2024
Banner Content
La propuesta musical de Voices Of Galadh se diferencia en que cada canción está concebida con la intención de que tenga su propia personalidad, que se diferencien mucho entre sí y, aún así que suenen todo al mismo proyecto. Un proyecto musical creado por un grupo de personas muy amantes de la naturaleza, que está a medio camino entre un metal muy melódico y un rock tirando a progresivo. «Wondering», su disco debut, goza de una personalidad propia, letras intensas y buenas melodías cargadas de sentimientos profundos, densidades de corte intimista y acertados arreglos que engalanan el sonido y pueden llegar a atrapar. 

 – Antes de empezar a hablar de vuestro primer trabajo de larga duración ”Wondering” hacedme una pequeña biografía de cada uno de vosotros porque hay una trayectoria bastante interesante hasta día de hoy. 

Jorge: Comencé con la batería a los 11 años. Paranoid fue mi primera banda con la que grabé varias maquetas y un disco, también hicimos pequeñas giras e incursiones al extranjero. Posteriormente entré en Dakidarria con los que grabé y giré por todo el panorama estatal y con los que todavía estoy involucrado en su gira de acústicos. Actualmente compagino mis labores como profesor de batería y batería freelance para númerosas bandas.

Pablo: Comencé mi andadura con las teclas en el mundo clásico cuando tenía ocho años. Allí me mantuve hasta el 2007 cuando con un grupo de amigos montamos una agrupación de rock sinfónico a la que pusimos por nombre OC29, un juego de palabras para los más avispados. Años más tarde formaría parte del grupo de rock en gallego Aspergillus de Coira con el que grabamos un disco con Iago Pico y rodamos por Galicia.

Fran: A los ocho años volví loca a mi madre para que me comprase una guitarra de una tómbola, a los 14 comencé a interesarme mucho más por el metal y a profundizar en el aprendizaje con la clásica, de manera autodidacta (que sin internet no era fácil de aquella). Más tarde le compré la primera guitarra eléctrica a un amigo. Mi primera incursión en un escenario fue con una orquesta en la mili. Bastante más tarde monté con unos amigos mi primer grupo “Innercial”. Compuse algún tema destinado a banda sonora. También pasé algunos años inmerso en la creación de música electrónica. No puedo dejar de recordar mi paso por Pam Collective, que, junto a David Marin y Jorge Guerra, realizaba una serie de propuestas a la guitarra para unos vídeos, y estos quizás fuesen el nexo de unión, el desencadenante que hizo que conociese a mis compañeros en la que es mi actual banda VOG.

Jordi: Lo cierto es que comencé como guitarrista, pero en mi primer grupo miraba con recelo las cuatro cuerdas. Pronto opté por comprarme un bajo y ponerme a profundizar en el apasionante mundo del bajo. Entre otras cosas siempre me ha gustado componer y crear música, y el bajo es el instrumento que te permite estar marcando por dónde va el tema. No profundizaré en todos los grupos que he estado porque son más de diez, aparte de orquestas, de las cuales viví 6 años. Grabé por primera vez en estudio, como músico, en una banda de metal que se llamaba Ilah, no puedo dejar sin mencionar Hangover Child, donde me dejé llevar por la experimentación, Dharma, donde conocí a Pily, Winter Project, donde estuve un tiempo tocando la batería, Prima Nocte, con el grupo que más he girado hasta la fecha (y el que más fama ha tenido), y finalmente Voices of Galadh, que nació con la intención de hacer el disco del cual me sintiese más orgulloso (con eso lo digo todo). Aparte soy técnico de sonido y he trabajado en estudios de grabación y como técnico de sala.

Pilar: Desde muy pequeña he sentido una gran atracción por la música, como anécdota contaré que aún no daba mis primeros pasos y ya iba tarareando melodías que escuchaba. El piano fue mi primer amor, pero no tuve mis primeras clases hasta la adolescencia. Aún así fueron esporádicas, me costaba encontrar un profesor o profesora que me enseñase lo que quería aprender, aunque finalmente di con él. De todas formas puede decirse que he sido bastante autodidacta. Con respecto a las bandas he formado parte de unas cuantas, siempre dentro del rock y metal, ya que son los estilos que más disfruto. Aunque el piano es mi instrumento de composición muy pocas veces lo he tocado en público, reconozco que es algo que me impone. Este es por tanto uno de mis objetivos a alcanzar, tocarlo encima de un escenario con la misma naturalidad con la que canto o lo toco en casa. En la actualidad compagino mi labor como vocalista y letrista en Prima Nocte y Voices of Galadh. Con Prima Nocte he recorrido muchas ciudades de España en los últimos tiempos, y compartido escenario con bandas de la talla de Avalanch, Saratoga y los finlandeses Lordi. Con Voices of Galadh estamos comenzando nuestra andadura y esperamos llevar nuestro disco debut «Wondering» a todos los rincones que podamos.

Foto: Seva Figueirido
– Vuestro primer trabajo “Wondering” desprende una personalidad bien definida y un halo de intimismo, intensidad y emoción que te embarcan literalmente en un camino sin retorno, a medio camino entre un metal melódico y un rock tirando a progresivo, lo que supone que componéis las canciones sin ningún tipo de atadura estilística y enriqueciéndolos con determinados arreglos para que la parte musical se complemente a la perfección con los textos y permitir exteriorizar todos los sentimientos vertidos en ellas y que el oyente se sienta identifico y encuentre su espacio privilegiado de complicidad. ¿Cómo se ha desarrollado todo el proceso creativo?

Jordi: Vaya, me encanta como lo defines. Ha sido desde el principio un trabajo bastante intimista, ya que eran sobretodo canciones que Pilar y yo componíamos para huir de la realidad y contactar con nuestros sentimientos. Eso es en parte la música para nosotros. Algunas de las ideas las habíamos compuesto incluso antes de conocernos y después les acabamos de dar forma juntos. En «Paradise» e «Hypnotized «Pily me enseñó la idea con un piano y le fui dando forma, en otros casos eran ideas que tenía ya incluso pensada la melodía de voz, y en los demás, ideas a las que Pily directamente le dió voz.. Luego en grupo y con el productor, acabamos de darle forma. Hay trabajos como los solos de Fran que hicieron que los temas creciesen mucho, y todo el resto de la formación ayudó a que fuese un trabajo del cual nos sentimos muy orgullosos.

– Es de lo más llamativo que las bases rítmicas no caen en ningún momento en algo preconcebido, acicaladas con un toque distinto y ofreciendo diferentes alicientes mediante tesituras profundas, unas formas diversas, y una gran pulcritud en arreglos, en constante crecimiento, para huir de ciertos simplismos ya escuchados, pero sin perder la fuerza en el sentimiento. Un alto grado de variedad existente entre unos cortes y otros. ¿Esa era la intención inicial? ¿Habéis dedicado mucho tiempo en probar con distintas tonalidades y el experimentar con otras tesituras? ¿Cómo definiríais vuestro estilo?

Jordi: Nuestra intención siempre ha sido hacer que la música fuese lo más sincera posible, haciendo lo que nos salía y no buscando parecernos a algo. Evidentemente siempre partes de la base de que algo que has escuchado se te ha marcado en el subconsciente y después acabas componiendo influido por esa marca. Por ejemplo, escuchas música con influencia oriental y otro día te salen ideas como «New Birth». Por otro lado siempre he pensado que puedes tener un sonido propio sin dejar por ello de lado que las canciones también tengan su personalidad. Después, eso sí, resulta difícil definir tu estilo. Quizás la intención siempre ha sido hacer un metal progresivo, aunque al final algunos temas tengan una estructura más sencilla.

– ¿Os habéis involucrado todos en el tema de arreglos o habéis seguido fundamentalmente unas pautas fijadas de antemano?

Jordi: Aunque en un inicio las ideas surgieron entre Pily y yo, cuando teníamos la formación al completo hemos querido que todos hiciesen suyos los temas. Creo que es muy importante que cada músico se sienta identificado con lo que está haciendo, y siempre va a ser mejor contar con diferentes enfoques acerca de lo mismo.

Foto: Seva Figueirido
– Suele resultar difícil encontrar un nombre que llame la atención y plasme toda la esencia del proyecto. ¿Cómo surgió el nombre de la banda? ¿Qué vínculo tenéis con la plena naturaleza?

Pilar: La tarea de buscar un nombre que te convenza no es fácil. Teníamos alguna otra idea en mente al principio que no terminó de cuajar, queríamos un nombre que tuviese una fuerte personalidad y al mismo tiempo un significado con el que sentirnos identificados. A nuestro productor se le ocurrió ponernos el nombre del tema que abre el disco “Voices of despair”, sonaba bien pero personalmente no me gustaba que tuviese alguna palabra con una connotación negativa. Así que continuamos con la idea y a Jordi se le ocurrió sustituir “despair” por “Galadh”. De repente teníamos el nombre perfecto, Galadh es árbol en élfico y además una palabra muy elegante a nuestro parecer, algo que nos gustaba transmitir. Teniendo en cuenta que somos un grupo de personas que disfrutamos muchísimo del contacto con la naturaleza, muy concienciados en la práctica con los problemas medioambientales se convierte en el nombre ideal.

– Sin duda alguna uno de los puntos fuertes de este trabajo es la producción global del álbum junto a un esfuerzo considerable en el apartado de la composición ¿Cómo ha sido la experiencia de grabar bajo las órdenes de Javier Abreu? ¿Es vuestra propuesta para sibaritas o lo puede apreciar todo tipo de público?

Jordi: Javier Abreu fue maestro nuestro, tanto de Pily en un curso de producción audiovisual como mío cuando estudié técnico. De hecho hice las prácticas con él y me encanta su manera de trabajar así como su criterio. En el momento de elegir como íbamos a llevar a cabo nuestras inquietudes musicales, estábamos de acuerdo en contar con él. La intuición no nos engañó y el ambiente y la química fueron perfectos. Creo que es un disco bastante accesible, aunque tratamos de que sean temas que tengan su chicha y que te puedan gustar durante bastante tiempo, con detallitos que a lo mejor no disfrutes en la primera escucha y que disfrutes más tarde.

– Son letras muy abiertas, muy propicias para que cada cual las adapte a su propia vida. ¿Podemos concebirlas como un transmisor de una cierta espiritualidad ante la vida? ¿Cuál es la manera de componer las canciones? ¿Que emociones habéis querido expresar en “Hypnotized”, “Innocent Eyes” o “Paradise”?

Pilar: Me alegra que se haya captado bien la esencia de las letras. Como bien dices tienen un halo importante de transcendencia o espiritualidad, tratan temas profundos, tanto a nivel individual como global. Supongo que mi forma de escribir siempre ha ido en esta línea, pero considero que ha quedado mucho más plasmada en “Wondering”, tal vez por el momento o los momentos que estaba viviendo mientras las escribía. Lo primero que trabajo son las melodías, les concedo mucha importancia buscando la mejor sonoridad posible. Una vez hechas comienzo a pensar en las letras, es un trabajo muy intenso porque procuro que se adapten lo máximo posible a las melodías y al mismo tiempo no pierdan el significado que busco para ellas, así que me suelen llevar bastante tiempo.

“Hypnotized” es un llamamiento a la sociedad para que despierte de su letargo, del letargo en el que el sistema nos tiene sumidos para que pueda seguir controlando nuestras vidas. Así vivimos hipnotizados e insensibilizados. Es un llamamiento a empoderarnos y a una apertura de conciencia.

“Innocent eyes” trata un tema que en los últimos tiempos ha ido calando cada vez más profundo en mí, y es la crueldad con la que el ser humano trata a sus otros compañeros del planeta, los que supuestamente no tienen voz. Es un grito de libertad, que expresa impotencia y tristeza. “Paradise” habla de dejarse fluir con la vida, de cómo todo se vuelve más fácil cuando confiamos en ella y en nosotros mismos. Es una canción que transmite un mensaje de esperanza.


– “New Birth” ha sido la canción de cara a su promoción, ¿tiene algún significado especial para vosotros?

Pilar: Sí, puede considerarse una canción especial. Habla de la unión de dos almas destinadas a estar juntas, para además de evolucionar individualmente proyecten al mundo su magia en forma de arte.

Jordi: Es un poco autobiográfica (risas).

– Si hay algo que realmente diferencia las canciones son las melodías vocales, los matices y las variaciones. ¿Fue sencillo grabarlas todas de un tirón en el estudio?

Pilar: Es cierto que las melodías vocales tienen por momentos algo de complejidad, y teniendo en cuenta que soy una persona muy perfeccionista, la verdad es que preferí darles unas vueltas para quedarme convencida con el resultado, sobretodo en algunas partes. He de reconocer que prefiero bastante más el directo al estudio, en el estudio me cuesta más relajarme y sentirme cómoda, no puedo moverme a mi antojo como el cuerpo me lo pide, entre eso y mi nivel de perfeccionismo hace que no lo disfrute como me gustaría, es algo que espero llevar mejor con el tiempo.

– ¿Qué bandas os han marcado el camino que lleváis en vuestra música? ¿Qué elementos del disco creéis que os pueden hacer destacar del resto de grupos actuales?

Jordi: Durante la elaboración del disco y su concepción siempre fue una importante influencia el trabajo de Arjen Lucanssen (Ayreon, The Gentle Storm, Stream of Passion…) Luego podríamos destacar a Opeth o Lacuna Coil como otras influencias que poníamos encima de la mesa a nuestro productor. Aún así considero que casi todo lo que escuchas te acaba influenciando. De Voices of Despair, por ejemplo, hice un boceto inicial allá por el 2006 que se parecía más a Fantomas que a los grupos que he mencionado, en New Birth hay influencia de artistas más orientales, como Yossi Sassi de Orphaned Land. A Pily le ha influenciado mucho Evanescence, a mí Mike Patton. Supongo que todo eso hace un poco que al final suene diferente.

Creo que nos diferenciamos un poco de otros grupos actuales en que hemos planteado el proyecto como de metal, pero sin tratar de ser muy cañeros, sino más bien muy melódicos y llegando a sonar en algunos momentos casi Chill out, como al final de «Wondering». En la propuesta siempre hemos intentado que cada canción tuviese su personalidad aunque al final hiciésemos un esfuerzo extra para que tuviésemos un sonido propio que identificase a toda la obra en conjunto.

Foto: Seva Figueirido
– ¿Cómo se alcanza ese grado de singularidad, no poniéndose límites a la hora de componer?

Jordi: Me imagino que en muchos casos será diferente, pero en mi caso, a la hora de componer siempre busco que la canción suene original, diferente. Aparte de mi mayor influencia como músico (Mr Bungle) disfruto mucho con grupos como Avatar o Twelve Foot Ninja, que no tienen problema en coger ritmos o riffs que se alejan del metal e incluirlos en el metal… eso me encanta.

– Vivimos en una época donde la tecnología juega un papel importante. Grabar un disco está al alcance de cualquiera, con lo que ocasiona es que haya un exceso de bandas e incluso muchas de ellas no ofrecen casi nada nuevo. ¿Cuál es vuestra opinión de los nuevos tiempos en la música? ¿No creéis que actualmente hay muchos grupos que saturan sus trabajos con exceso de producción de forma que oculta o disfraza la falta de creatividad? Además hay muchas bandas nacionales que merecen muchísima más repercusión a nivel internacional.

Jorge: Sería muy sencillo caer en el dicho de que cualquier tiempo pasado fue mejor y que ahora no se valora ni se hace la música de antes, pero lo cierto es que vivimos una época en la que se están haciendo cosas muy interesantes. Por otro lado, entre toda esa marea de grupos sonando de manera similar creemos que destacarán las bandas que se salen de la línea y apuestan por hacer algo más personal y con un sonido propio, es nuestra apuesta personal. En este país, efectivamente hay bandas increíbles pero la realidad es que salir fuera es caro y sacrificado, se pierde dinero y es algo que pocas bandas pueden asumir, ojalá esto cambie pronto!!!!

– ¿Qué valoración hacéis de la situación del metal melódico en nuestro país en este momento?

Jorge: Es un género que, en cierto modo, está un poco estancado. Debería abrirse más a la fusión con otros géneros y buscar nuevos enfoques.

– ¿Cómo valoráis el gancho que ejercen las nuevas tecnologías en el panorama musical actual?

Jorge: Si por nuevas tecnologías entendemos redes sociales e Internet, son una gran herramienta de difusión y adquisición de conocimiento. Gracias a ellas puedes autogestionarte y divulgar tu música. La era digital ha revolucionado la industria musical y es necesario adaptarnos y aprovechar todas las oportunidades que nos brinda.

– ¿Cuáles son vuestros planes de cara al futuro más o menos próximo?

Jordi: El plan más inmediato es estrenarnos en casa que todavía no lo hemos hecho. Estamos planeando un concierto en Vigo a modo de presentación, próximamente desvelaremos la fecha en nuestras redes sociales. También planeamos ir girando y llevando «Wondering» a donde nos lleve.

– ¿Qué le diríais al público para que se decante por vuestro disco en particular y acuda a vuestros conciertos?

Jordi: Sobretodo me gusta decir que «Wondering» es un disco hecho con pasión, y esa pasión creo que puede contagiar. En el directo estamos trabajando para transmitir. Es un directo para verlo, no son canciones tanto para bailar aunque hagan que te muevas, pero son mucho para escucharlas y verlas.