domingo, 3 marzo, 2024
Banner Content
Mucha oscuridad, esperanza y dolor contendrá el primer trabajo del quinteto gasteiztarra When Evil Comes, anteriormente llamados Minerva, una dualidad perfectamente fundida de sensibilidad y agresividad en un solo cuerpo, canciones llenas de emociones y reflexiones de situaciones con las que toda persona se encuentra en la vida. Un resurgimiento de sus propias cenizas, con gran agilidad en los ritmos y versatilidad en el juego de voces gracias a la polivalencia de su nuevo vocalista Igor (ex-Dawn Of The Maya). 

 – Es llamativo que pese a seguir haciendo un mismo estilo musical, un metalcore técnico, dinámico e impactante, hayáis decidido cambiaros de nombre, de Minerva a When Evil Comes. ¿Qúe es lo que ha llevado a dicho replanteamiento? ¿Se trata de un punto y final al proyecto musical anterior?

¡Para nada! El núcleo de Minerva sigue unido y el sentimiento de la banda sigue vivo. Preferimos referirnos a este cambio como una “metamorfosis” de la banda.

En cuanto al motivo, fueron varias causas como la “exclusividad” del nombre y las dificultades legales de querer abrirnos paso con un nombre tan explotado y con tantas connotaciones.

Ahora somos la única banda en activo en los archivos de Spotify e Instagram llamada When Evil Comes, y eso nos hace únicos

– La marcha de vuestro cantante Ugarte fue como un jarro de agua fría, dado que ya empezabais a tener un cierto reconocimiento a nivel de Euskadi, supongo que no habrá sido nada fácil la búsqueda de un nuevo vocalista que se ajustará a tales exigencias. ¿Tenías claro desde el principio que la vacante iba a ser cubierta por Igor Fernández (ex-Dawn Of The Maya)?

La verdad que fue muy complejo. Hicimos un listado de todos los vocalistas que podíamos localizar en Internet (foros de músicos, redes sociales). No nos pusimos ningún tipo de barrera geográfica ni personal, contactamos con gente en Bizkaia, Gipuzkoa, Madrid, y Burgos.

Finalmente Igor fue el último al que acudimos, ya que todos los demás acabaron dejándonos de lado o simplemente no tenían el tiempo debido a sus otros proyectos personales. A día de hoy no nos imaginamos las canciones de nuestro disco con otra energía que con la de Igor.

– Hace un par de meses estrenabais vuestro primer videoclip “Black Horse”, grabado por vosotros mismos durante la pandemia, primer single de vuestro esperado disco debut, donde la banda suena curtida y con las ideas claras, dominando cada una de las facetas con un nivel que no desmerece a bandas internacionales y con el carácter vertiginoso de bandas de metal contemporáneo, jugando con los cambios de tempo de una manera espectacular, riffs muy versátiles y calibrando de manera sensacional la alternancia de voces agresivas y melódicas. ¿Os habéis enriquecido de nuevas influencias en todo este tiempo? ¿Aparte de unas voces mucho más versátiles y deslumbrantes, qué más ha aportado a la banda el nuevo integrante?

Nos halaga mucho esa perspectiva con detalle! Sin duda hemos escuchado cientas de horas de música desde el EP como Minerva en 2018.

Desde Slipknot hasta Bad Bunny pasando por While She Sleeps, hemos intentado nutrirnos de cómo se construye la música moderna, la estética, el marketing…y un sin fin de factores que hay que dominar para sacar un disco y que quede de primer nivel (o eso hemos intentado).

Y en cuanto a Igor, sin duda nos ha aportado otro punto de vista más veterano y maduro, sin dejar de lado el quitarse la camiseta para berrear como un auténtico demonio y estar noches enteras a base de Domino´s Pizza componiendo las letras todos juntos para el disco. Sin duda no nos tomaríamos igual la banda. Fue la luz al final del túnel y sin él, este disco no sería real a día de hoy.
 
Era a lo que apuntábamos porque hemos trabajado para que así sea. Hablamos de días enteros aprendiendo sobre cómo sacar todo el jugo posible a un lanzamiento musical. 
 
Todo se trata de aprender lo que se pueden hacer con herramientas publicitarias que te otorgan tanto Google como Instagram, y aplicarlas a tu situación y tu nicho de mercado.

Todo está en Internet. Hay que tener un buen producto, meter horas, y esforzarse. Como para muchas otras cosas en esta vida. 
 
Foto: Nerea Garcés
– Se trata de una carta de presentación impactante dentro del metal actual cañero y agresivo. ¿Qué otros alicientes nos vamos a encontrar en el disco? ¿Habéis fomentado el hacer más marcados esos contrastes entre la agresividad y la melodía, y la complejidad estructural en pulsaciones revolucionadas? 

Hay oscuridad, hay esperanza, hay dolor y hay reconstrucción. Las canciones que se vienen están llenas de emociones y reflexiones de situaciones con las que toda persona se encuentra en la vida. A veces la melodía es agresiva, y la caña es sentimental, no hay reglas. La intención del disco es llegarte al corazón y encontrar alivio en los momentos más desafiantes para la paz interna de uno mismo.

– Vivimos en una época donde la tecnología juega un papel importante. Grabar un disco está al alcance de cualquiera, lo que origina que haya un exceso de bandas, muchas de ellas incluso no ofreciendo casi nada nuevo. ¿Cuál es vuestra opinión de los nuevos tiempos en la música? ¿No creéis que actualmente hay muchos grupos que saturan sus trabajos con exceso de producción de forma que oculta o disfraza la falta de creatividad? 
 
Si bien es cierto que ahora cualquiera puede tener el sintetizador más famoso del mundo en su portátil, también eso ha hecho que el estándar de calidad suba a nivel mundial. Y creemos que por ello nadie destaca ya por sonar profesional, y que la creatividad es la mejor herramienta que nos queda, sustituyendo a cualquier programa.
 
Así que sí, son tiempos nunca vistos en la historia de la música, pero creemos que aunque haya un mercado saturado y deshumanizado por la tecnología, siempre quedará la personalidad y creatividad humana, con sentimiento. Y ahí es donde nosotros queremos estar. 
 
 
– Es tan importante no desviarse de tu propio camino como a la vez intentar avanzar y no anclarse en el mismo. ¿De qué forma va a quedar reflejada la experiencia acumulada en este trabajo?
 
Este disco lo recordaremos como un golpe de realidad, cuando la vida nos ha demostrado por qué esto de la música y la carretera no es para todo el mundo (quizá ni para nosotros, quien sabe). Y que por muy duro que se vuelva el camino, no hay que olvidar nunca por qué uno empieza a caminarlo, y que cada día es lo más lejos que hemos estado del comienzo, y lo más cerca que estamos de la meta. Hay que saber parar y en un momento de realización, apreciar todo lo que has conseguido por muchas montañas que queden por conquistar.
 
– Supongo que cada uno tendrá sus propias influencias, ¿hay alguna banda clave que sigue siendo vuestra principal influencia? ¿Hacia dónde progresan vuestros gustos e inquietudes musicales? 
 
Bandas como Avenged Sevenfold, While She Sleeps, Trivium o As I Lay Dying fueron las primeras que nos tocaron la fibra y nos hicieron sentir algo como nunca antes. Sin duda son bandas a las que admiramos y que siempre han sido una inspiración. 
 
Tampoco quiere decir que queramos imitarlas, porque para eso son las mejores bandas del mundo en su estilo, pero sin duda esa energía y capacidad de transmitir son las que nos hacen querer explorar nuestros límites y sacar lo mejor de nosotros mismos cada día.
 
– ¿Cuál creéis que es mayor problema con el que se topa un grupo de metal en España? ¿Consideráis que definitivamente se ha eliminado el complejo de inferioridad de las bandas nacionales respecto a las de fuera?
 
Es una pregunta complicada. Europa ha sido la cuna para muchas bandas internacionales de Metal como In Flames, Children of Bodom o Gojira, que nada tienen que envidiar a otras bandas de Estados Unidos por ejemplo. Pero es verdad que siempre ha liderado el extranjero.
 
Para nuestra poca experiencia, especulamos que el mayor inconveniente después de tocar techo en este país (en caso de conseguirlo), es salir al mundo y conseguir una base sólida de fans dedicados ahí fuera. El mundo ha cambiado, y ahora la tecnología te permite conectar con cualquier parte del mundo, así que ojalá sepamos usar ese poder que tenemos a nuestro alcance para poder llegar a gente ahí fuera llegado el momento.
 
– ¿Que opinión tenéis con respecto a las medidas sanitarias impuestas para la celebración de eventos musicales?
 
Hasta ahora ha sido un completo mazazo a la industria. Para When Evil Comes, sabemos que nuestro fuerte será el directo, y nuestro despliegue. Todo esto no se puede llevar a cabo si vamos a tocar para gente sentada en una silla y con distancia de seguridad. Nuestra música exige energía, sudor, sangre y lágrimas. Hasta ahora hemos aguantado y hemos sobrevivido como banda a una pandemia mundial. Vamos a sacar este disco, y vamos a reventar las salas cuando llegue el momento, y que la gente pierda la cabeza cuando esté permitido un concierto como es debido. 
 
– Para terminar, ¿qué planes tenéis de gira? 
 
Estamos a la espera. Hasta ahora nuestro manager nos ha ofrecido alguna oportunidad para tocar en alguna sala, pero creemos que con las restricciones y medidas actuales no iba a hacer justicia a todo por lo que hemos trabajado, y no nos iba a hacer felices. Como hemos dicho antes, un concierto nuestro tiene que ser un intercambio de energía y emociones, un momento para olvidarte de todo y romperte el cuello. Se habla ya de festivales y giras para 2022, así que vamos a empezar a ensayar y hablar de fechas. Nos morimos por veros las caras y vivir esas noches mágicas que tanto añoramos.

PUBLICIDAD

Publicidad