lunes, 22 abril, 2024
Banner Content
div style=»text-align: justify;»> Ese ir y venir de nuevas tendencias musicales sigue afectando a nuestro rock. Menos mal que quedan formaciones que apuestan por la preservación del rock clásico. Los irundarras La Bona Dea se sienten identificados con dicho estilo en toda su amplitud y componen canciones que impactan por su aparente simpleza. Su segundo trabajo «En Estado Puro» ha sido grabado en el local de ensayo con sus propios medios para que fluya sin artificios la esencia más pura de aquello que han querido expresar. – Para empezar, me gustaría saber de dónde surgió la idea de formar La Bona Dea? 

La formación de la banda no fue algo meditado, yo estaba componiendo canciones en casa y tuve la necesidad de grabarlas, la idea era buscar un batería y grabar yo las guitarras, bajo y voz. Conocí a Joxean ( batería), le propuse la idea y le gustó. Pero luego se fueron uniendo más músicos y acabó por formarse una banda. 

Hace poco habéis publicado vuestro segundo trabajo “En Estado Puro”, ofreciendo un estilo rockero pulido a base de sencillez y naturalidad, con gran variedad de influencias de irresistible sabor para los buenos aficionados al rock de todos los tiempos. Supongo que habéis partido de unas bases musicales consensuadas y que posteriormente cada cual ha ido aportando cosas, según su visión y experiencia, arreglos y matices. ¿Es así? ¿Ha habido alguien que haya tomado el mando en cuanto a las letras y música se refiere? ¿Cuál fue el punto de partida en cuanto a su creación? 

En la banda a todos nos gusta y nos sentimos identificados con el rock y toda su amplitud, aunque nos gustan también otros estilos. Hemos escuchado mucho rock y lógicamente se ve luego reflejado en lo que tocamos. Las canciones las compongo yo y luego en el local cada uno aporta su visión con su instrumento y la terminamos de arreglar. El punto de creación siempre es algo que quiero expresar, una idea y luego se desarrolla.


 – “En Estado Puro” es un puñetazo sobre la mesa que no sólo os reafirma sino que va más allá. Una elevada capacidad instrumental y un ápice mayor de sutileza, jugando con melodías vocales más limpias y explotando matices. Todo ello bajo un abanico musical mucho más rico y variado en el plano instrumental, un rock atemporal con mucho sentimiento tanto en guitarras como en voz, demostrando que tenéis un buen feeling y descaro en desarrollar ejercicios de libertad clasicista y fluidez en ofrecer tesituras variadas. ¿Qué ha habido de diferente en el proceso de gestación y grabación con respecto a «Adelante»? 

Nuestra intención ha sido hacer un disco honesto en todos los sentidos, desde la composición hasta la grabación, sin trampa ni cartón. No hemos querido parecernos a nadie ni nos hemos creado más expectativas que hacer las cosas desde el corazón y poniendo la mira en cada detalle. La diferencia respecto a “Adelante” son dos principalmente, la primera es que la formación es distinta ya que al bajo está Pablo Arocena que entró en la banda en 2018, y que las guitarras las hago todas yo cuando antes nos repartíamos esa tarea entre Mikel Goñi (antiguo miembro del grupo) y yo. La segunda diferencia es que “En estado puro” ha sido grabado en nuestro local de ensayo con nuestros propios medios y sin gente externa a la banda, no como hicimos con “Adelante” que fuimos de la manera tradicional a un estudio etc etc. A nivel de composición y de forma creo que es un trabajo continuista del primero, aunque el sonido y la intención es más directo, más crudo, con más garra. 

– Escuchando el disco da la impresión de que existe un esfuerzo considerable en el apartado de la composición, cuidándose con esmero los infinitos matices guitarreros y permitiendo la prevalencia de ciertos contrastes sonoros, siendo capaces de sacarle brillo a lo más cotidiano de nuestro día a día. ¿Cuáles han sido las ideas fundamentales en torno a las cuales ha girado el proceso de concepción de este disco? 

A mi personalmente me cuesta muchísimo conectar cada palabra, cada acorde y cada nota de cada canción. Imagínate una canción entera. Con el paso del tiempo voy cogiendo una forma de componer y tengo claro a dónde quiero llegar en cada tema. Todas las canciones nacen de sentimientos, experiencias, son muy vitales, no son encargos para un anuncio o interpretaciones forzadas con algún fin. Realmente no hay un concepto de disco, simplemente es una agrupación de canciones. 


– Otra de las cosas que más me ha impresionado de este trabajo es la heterogeneidad de los temas y la excelente estructuración de los mismos, constatando una riqueza en muchos arreglos, plena convicción en estructuras rítmicas y una madurez prematura. ¿Qué os ha resultado más complicado hacer las bases musicales o la letras? 

No sé si habrá madurez pero ahora mismo todos los que formamos la banda llevamos muchos años y hemos formado parte de muchos otros proyectos anteriormente, algo de eso tiene que verse reflejado. Sin duda las letras es lo más complicado o lo que me cuesta más trabajo.

– En algunos de los temas como “Satélites”, “Se Ríen De Mí” o “Galeras” aprecio una cristalina reivindicación del rock nacional de la década del 80, la añoranza de un tiempo pasado, destrozando tópicos comerciales… ¿Estoy en lo cierto? 

No pensamos en eso, nos sale natural. Muchas de las bandas de esa época son nuestras referencias.

– Parece que escribís las letras desde un punto de vista personal. ¿Qué tipo de cosas son las que os hacen saltar y escribir una canción? ¿El amor os sirve de combustible para ello o es el arte mejor cuando procede del sufrimiento? 

La letras salen de mi visión de lo que me rodea desde un punto subjetivo. Amor, dolor, alegría, lucha, injusticias, fracasos, triunfos… cualquier sentimiento… todo puede ser canción. 

– Tradicionalmente la mayor parte de la escena roquera estatal ha tirado de la reivindicación explícita, sin embargo, en los últimos años se ha invertido esa tendencia y muchos se decantan por letras de naturaleza más poética. ¿Cuál es vuestra opinión al respecto

En nuestro caso hay reivindicación pero no tan explícita, quiero dejar en el aire ciertas cosas para que el oyente interprete a su manera.


– ¿Consideráis que la juventud ha perdido el interés en preservar la música tradicional, que ha dejado de creer en el rock, el cual promueve valores universales? 

El rock está desapareciendo de los medios y las nuevas generaciones no tienen referencias. Hay mucho rock pero tiene que salir de uno buscarlo. Sin embargo hay otros estilos que los tienes en todas partes a todas horas. 

– Supongo que el planteamiento correcto es disfrutar del viaje más que plantearse un objetivo ¿Qué lecciones habéis aprendido a lo largo de todos estos años inmersos en el mundo de la música? ¿Puede uno conservar su integridad cuando el mundo de la música solo funciona por y para el dinero? 

Nosotros hacemos canciones, las grabamos y tocamos en directo. Mientras podamos seguir haciéndolo intentaremos disfrutar de cada momento que nos brinde el rock n roll. Nosotros pertenecemos a la música y no lo hacemos por dinero, es una pasión, si fuera por dinero ni habríamos empezado esta banda. El tema del negocio musical es muy complejo. Haz lo que te gusta lo mejor que puedas y disfruta el recorrido, lo demás no depende de ti.

– Todo el mundo dice que la industria musical está en crisis ¿Cuáles serían a vuestro entender algunas posibles soluciones? ¿La piratería es buena o mala? 

Nosotros ahora mismo estamos fuera de la industria, nadie nos ha ofrecido entrar y a nosotros se nos escapa todo lo que no sea componer, tocar e intentar ser felices. El mundo occidental es casi todo negocio, nada bueno puede salir de ahí. No es solo la música. La piratería no creo que sea buena en el mundo que vivimos. 

– Vosotros que formáis aún parte de esa escena que no aparece mucho en los grandes medios, ¿qué le diríais a alguien que todavía no os conoce para que se acercara a vuestra música? ¿Qué le pide La Bona Dea al momento presente? 

Les diría que si les gusta el rock que le dieran una escucha a nuestros discos en spotify y prestarán atención a las letras, creo que conectarán con más de una porque son canciones que salen de sentimientos y experiencias reales que al final todos compartimos en cierta medida. Y que si tienen oportunidad de acercarse a alguno de nuestros conciertos que no desaprovechen la oportunidad de conocer una banda de rock honesta, y con muchas cosas que decir.

PUBLICIDAD

Publicidad