jueves, 20 junio, 2024
Banner Content
Los navarros Reditio siguen expandiendo sus alas con una versatilidad que les aleja de sus influencias alternando cambios de intensidad y un caudal melódico, limpio y a la vez muy sólido. En su nuevo disco «Luces y Sombras» han sabido introducir una mayor frescura y dinamismo, endureciendo el sonido conforme avanza el mismo, sin perder matices que recuerdan a su predecesor, pero con unas guitarras mucho más potentes y con un sensacional trabajo de ritmos que han dado mucha vivacidad a los temas.

– A base de humildad y gratitud habéis cimentando vuestro estilo personal, manejando con creatividad vuestros recursos bajo una forma de interpretar a corazón descubierto. La escucha de vuestro nuevo disco «Luces y Sombras» se convierte sin esfuerzo en un ejercicio ameno y agradecido. Ansias renovadas, sentimientos encontrados y esas guitarras que traslucen dejando el sabor de un buen trago de frescura musical. ¿Cómo definiríais este nuevo disco? Hablarnos un poco del proceso de composición y grabación de los nueve cortes que componen este trabajo? 

Imanol V: En primer lugar gracias por tus palabras. Respecto a cómo definiríamos este disco para nosotros ha sido el resultado de canalizar la esencia de la banda y reafirmarnos a través de este nuevo trabajo dándole un formato más definido. Este disco como bien dice el título es “Luces y Sombras” lo cual engloba la dualidad de la banda bajo dicho concepto pudiendo ofrecer un amplio rango de temas que abarcan pinceladas de estilos tan diversos como puedan ser el Rock, Metal, Heavy, Pop, Trash, Industrial o incluso Gótico en una evolución de luces a sombras endureciendo el sonido conforme avanza el álbum. Es un trabajo en cierta manera con un trasfondo conceptual. 

En cuanto al proceso de composición y grabación lo cierto es que había una gran cantidad de canciones e hicimos una selección del material que más nos convencía. En primera instancia fueron seleccionadas unas 25 canciones al entrar en estudio de las cuales finalmente pasaron la criba las nueve que conforman el álbum. No fue fácil realizar la selección pero cuando entras en estudio las canciones van adquiriendo una personalidad propia y un carácter que hacen que unas destaquen frente a otras; fue un disco que se coció a fuego lento para darle el sabor adecuado. 

A la hora de componer suelo encargarme de la música y letras. Tengo un pequeño estudio en casa donde realizo las demos para después poder poner en común con la banda y sacarles todo su potencial aportando cada componente su propia visión a través de su instrumento. En el caso de “Eclipse” fue Carlos el autor de lo que es nuestro primer tema instrumental y el cual supone el punto de inflexión de este álbum dividiendo las luces de las sombras con una canción con claras influencias electrónicas. 

Carlos: En el caso de eclipse y su composición quizás sea el corte más chocante, teniendo en cuenta esa mezcla entre el trance y el metal, dos estilos opuestos y a la vez cercanos, mi intención era conseguir un corte en el cual no hiciese pensar en nada. Simplemente que la música fuese parte del oyente. Que su única transmisión si tuviese que transmitir algo fuese energía. Energía limpia y reconstituyente. Vamos. Tenia que provocar buen rollo y bienestar personal. 

– Las primeras impresiones siempre son las que valen y escuchando este nuevo trabajo he percibido que es un trabajo mucho más abierto, bajo diferentes calibres de entender el rock y el metal, con un sonido más limpio, gran riqueza en detalles electrónicos y unas líneas de guitarra mucho más elaboradas que manifiestan un crecimiento en versatilidad y personalidad. ¿Qué retos o estímulos teníais para este disco? ¿Hasta que punto habéis enfocado esta vez el concepto de la producción? ¿Ha sido difícil la cohesión entre los diferentes elementos de segundo plano, los efectos en las voces, los diferentes modulaciones de las guitarras a la hora de no perder espontaneidad? 

Imanol V: El principal reto era por supuesto realizar el mejor álbum posible y tal vez hacerlo de manera que la gente pudiera comprendernos como banda. La versatilidad siempre ha sido nuestra principal virtud al igual que nuestro principal hándicap. Nunca hemos querido encasillarnos en un estilo concreto y uno de los retos de este disco era encontrar la manera de ofrecer nuestra música de una manera comprensible. A partir de ello surgió el concepto de “Luces y Sombras” al igual que su simbología. Lo estimulante para nosotros es poder crear siempre nuestra propia música sin condicionante alguno. 

Respecto a la producción del álbum la principal premisa fue la honestidad. Plasmar en estudio aquello que realizamos en directo. Para ello utilizamos el mismo equipo que cada integrante utiliza en directo de manera que fuera como si grabáramos un concierto de manera profesional, aunque no de manera conjunta sino individual para después poder darle una producción adecuada. 

No hubo una cohesión difícil entre los elementos de segundo plano que mencionas sino que forman parte de nosotros de manera natural. La voz por ejemplo en muchas ocasiones suele vestirse con algo de reverb o delay para darle la profundidad que requiere, tanto en estudio como en directo de igual manera que si vistes el sonido de una guitarra con distorsión, chorus o cualquier efecto que pueda darle la personalidad que requiere la música en cada momento. La elección de dichos recursos forma parte de la espontaneidad de la banda y de cada uno de sus miembros. 

– Una de las claves de esta sorprendente madurez expuesta se halla en que las bases rítmicas no caen en ningún momento en algo preconcebido, acicaladas con un toque distinto y ofreciendo diferentes alicientes mediante tesituras profundas, oscura sensualidad, pero sin perder un ápice de fuerza en el sentimiento, experimentando con nuevas combinaciones de sonidos, ritmos y emociones, pero escuchándolo atentamente te das cuenta del gran trabajo que hay detrás, repleto de detalles, colaboraciones y matices, con un ojo en el pasado y otro en el sonido de hoy. ¿Es así? ¿Utilizasteis algún método concreto al componer? 

Imanol V: Gracias de nuevo por tus impresiones. El concepto de madurez está muy presente en este trabajo sí, hasta el punto de haber significado para nosotros un antes y un después. Bajo mi punto de vista los matices, los detalles… son lo que logran crear la diferencia. Personalmente para componer el único método es utilizar la música como medio de expresión dejando la mente en blanco y procurando expulsar lo que llevas dentro en cada momento. Quizás por ello tengamos canciones tan dispares en cuanto a intensidad o estilos. Por supuesto el momento en el que puedas encontrarte a la hora de componer es clave para que la canción adquiera un carácter concreto al igual que aquello de lo que deseas hablar. Por lo general suelo realizar primero la música para después crear la línea vocal y por último la letra. Tras ello entre todos le damos la forma final. 

Carlos: Reditio sigue creciendo y con ello crece nuestra música. Normalmente hacemos lo que nos sale de nuestras entrañas sin pensar que es lo que más puede gustar. Salvo mi caso concreto eclipse que si que la compuse con intención y buscando una forma concreta. Pero normalmente y es una de nuestras cosas importantes, hacemos lo que nos sale del alma. Por eso nuestros temas tienen alma. Donde más se aprecia nuestro alma desde luego es este ultimo disco. Luces y Sombras que como bien dices si que hay más madurez y más evolución.


– Respecto a la portada veo que está vez habéis preferido un arte mucho más sencillo, pero impactante y acorde con lo que habéis querido transmitir con el título, tener la valentía de emprender un camino construido cada día con tus propias manos. ¿De qué manera están los conceptos implícitos en la misma? 

Imanol V: El diseño no pudo ser más acertado. Como bien dices buscábamos algo sencillo, algo directo y que pudiera representarnos. Fue entonces cuando surgió la polilla, nuestra particular mariposa nocturna… un ser nocturno que busca la luz al igual que nosotros de alguna manera. Hay tras todo ello un amplio sentido conceptual que evoca la dualidad humana al igual que el concepto universal mismo del bien y el mal. El disco está dividido en dos bloques; el primero “Luces” tiene un carácter más amable y melódico, más luminoso… el segundo “Sombras” muestra más fuerza y oscuridad con una rabia que va creciendo hasta explotar. Entre ambas partes se encuentra “Eclipse” como interludio que da paso de la luz a la oscuridad. De alguna manera todo cobró sentido en este álbum; incluidas nuestras propias experiencias hasta poder verlo publicado. 

– Otra de las cosas que más me ha impresionado de este trabajo es la heterogeneidad de los temas y la excelente estructuración de los mismos, constatando una mejoría y riqueza en muchos matices, en convicción y madurez. ¿Qué os sigue resultando más complicado de hacer, las bases musicales o las letras? ¿Qué elementos del disco creéis que os pueden hacer destacar del resto de grupos actuales? 

Imanol V: Gracias. Sí, lo cierto es que tuvimos especial cuidado en cuanto a la estructuración del álbum en base al concepto que explicábamos anteriormente. Siempre me ha gustado decir que la música es el lenguaje del alma y es algo que se plasma en cada trabajo. La evolución está presente al igual que la madurez que pueda ir intrínseca en tu propia vida a través de tus experiencias o aprendizajes. 

A mí personalmente me resulta más complicado realizar la letra. Por fortuna la base musical es algo que fluye de inmediato al comenzar a componer pero con las letras es diferente. Pienso que la expresión musical debe ser fluida y espontanea, pero la expresión escrita tal vez más meditada dado que se trata de plasmar sentimientos en el papel y que puedan ir de la mano de la música ya creada. Escribir al menos para mí requiere más concentración. Mesa y musa son necesarias. Los dedos deben acariciar la pluma con cuidado pero pueden ser traviesos con la guitarra. Para mí hay radica la diferencia y el equilibrio. 

La verdad es que no deseo destacar del resto de bandas. Siempre he pensado que cada grupo es único a su manera, aunque bien es cierto que muchas bandas son un copia y pega unas de otras, pero un grupo que es capaz de crear su propia música y sus propias canciones pienso que merece todo el respeto del mundo. Por lo tanto más que destacar digamos que nos centramos en ser nosotros mismos en todo momento, por supuesto agradeciendo las influencias de las que hemos bebido y que consciente o inconscientemente forman parte de nuestra música. 

Si tuviera que mencionar algún elemento del disco pienso que la aplicación de la electrónica ha supuesto un bonito toque de experimentación sin por supuesto inventar nada, pero sí ha ayudado a proyectar ciertas canciones vistiéndolas de un aura especial. La tecnología está cada vez más presente en nuestras vidas y como bien decías antes somos un grupo que no hace ascos a nada. Siempre es positivo poder crear puentes entre lo viejo y lo nuevo, entre lo antiguo y moderno o entre pasado y futuro… aunque personalmente me hubiera encantado vivir en un tiempo en el que desplazarme a caballo sin un teléfono móvil en el bolsillo como una especie de bardo en busca de aventuras. 

Carlos: Los elementos que pueden hacernos destacar del resto de grupos actuales simple y llanamente son varios factores entre los que se encuentra uno en especial. Hacemos nuestra música sin normas. Sin estereotipos ni etiquetas. Hacemos lo que nos sale. Lo que nos llena. Lo que nos hace sentir bien. Lo que nos completa como personas. 

– A nivel de letras, las canciones guardan un cierto nexo de unión, hablan de emociones, de la soledad del individuo, espíritu de superación en todas las etapas de la vida, lecciones que duelen aprender y que nos hacen mejores personas. ¿Cual es el tono general del disco? ¿Cuánto de vuestras vidas hay en los temas? 

Imanol V: Pues creo que nos has podido estar más acertado. En especial en el concepto de aprendizaje y crecimiento. Unas veces se gana y otras se aprende dicen… Las letras efectivamente contienen mucho sentimiento, de hecho no concibo la música sin sentimiento, sin tratar de transmitir. El amor en sus múltiples facetas es el motor principal respecto a las letras. El amor romántico, el amor maduro, el amor leal o el amor lúdico; los cuales confluyen en el más importante de ellos: el amor propio…. el cual descuidamos a veces con personas equivocadas. También las letras se fundamentan en el ser, en la espiritualidad, en viajes internos y liberaciones personales; en soltar todo aquello que no te haga bien. En anteriores trabajos hemos tratado diferentes temáticas, algunas de índole social o historias de vida pero en esta ocasión es un trabajo de alguna manera más espiritual. 

El tono general del disco es algo que dejamos abierto a quien lo escuche. Como una bonita anécdota en uno de nuestros conciertos una pareja de amigos me transmitió que él le había mandado a ella “Sin una dirección” si no me equivoco y que se había convertido en la canción de ambos. Detalles como esos son los que hacen que valga la pena hacer música porque la finalidad es como te decía transmitir y despertar sentimientos. En otra ocasión durante un viaje un amigo que conocí me transmitió su impactante historia de vida la cual pude plasmar en “Dulce Cristina” de nuestro primer disco y poder homenajear a su madre con ella como protagonista. Fue un regalo que le encantó y de nuevo momentos que hacen que la música siempre valga la pena. 

Respecto a cuanto de nuestras vidas pueda haber en los temas diría que todo y nada. Me encanta escribir de una manera abierta en muchas ocasiones para que cada persona pueda apropiarse las canciones y llevarlas a terreno propio. Que la gente pueda interpretar las letras desde su propia perspectiva o experiencia. 

– Con cada canción siempre buscáis una manera distinta de expresar vuestras vivencias y sentimientos, adornadas de ciertas tesituras y unas atmósferas afligidas e hipnóticas. Sin duda alguna, un estilo de lo más íntimo y personal. A la hora de componer, ¿Qué pasos seguís para llegar a esa plenitud? ¿Primero la melodía y posteriormente los textos ó viceversa? 

Imanol V: Como te contaba mi método es tan sencillo como tradicional. Coger la guitarra y soltar… En primer lugar crear la música la mayor parte de las veces, la estructura de la canción. En otras ocasiones puede ser un simple riff de guitarra el que de inicio a la construcción de una canción o incluso fruto de la experimentación con ciertos sonidos o percusiones en el pequeño estudio casero. En el fondo no hay nada preestablecido y a la hora de crear todo vale. En una ocasión echando una siesta medio adormilado me vino a la cabeza un tema de forma muy nítida, con su estructura, estrofas, estribillo, melodías y voz… inmediatamente cogí la grabadora y tatareando conseguí atraparla. 

Tal vez mi forma favorita sea a la vieja usanza; sentarme con la guitarra acústica con un papel en blanco delante y dejar fluir las ideas… aunque como todo la creatividad es caprichosa y puedes tener temporadas en blanco junto a otras que las canciones salen solas.


– “Cierra Los Ojos” ha sido la canción elegida como carta de presentación, acompañado del correspondiente videoclip, el cual ha trasmitido en imágenes, a la perfección, el significado y mensaje que lleva implícito. ¿Tiene algún significado especial para vosotros? 

Imanol V: No fue fácil seleccionar un single como carta de presentación de este disco pero tras varias escuchas entre todos decidimos que “Cierra los ojos” era el tema que mejor representaba el actual momento creativo por muchos factores. Es un tema que musicalmente abarca diferentes rangos y fue la primera composición que efectuamos con el nuevo sonido de la banda, algo así como un renacer musical. A raíz de ello, de esta serie de cambios buscados personalmente he podido crecer vocalmente experimentando con diferentes registros. Los anteriores trabajos a mi parecer eran algo más planos (vocalmente hablando) pero en este nuevo trabajo me he encontrado a mí mismo en ese aspecto pudiendo variar intensidades cómodamente y poder crecer como cantante, aunque hay mucho camino por recorrer todavía.

El trabajo de los compañeros es increíble en la instrumentación habiendo trabajado a conciencia las intensidades. Este tema combina metal y electrónica pero de una manera muy personal logrando plasmar a través del videoclip su esencia. Es un tema que habla de un viaje interno, una introspección hacia la liberación. En el video esa idea está patente mostrando alguien que lucha consigo mismo y que finalmente logra liberar su parte esencia. Todo ello expresado como metáfora de la comunión entre nuestro yo más profundo y nuestro yo más visceral. En un principio este tema iba a llevar por título “La bestia” pero finalmente “Cierro los ojos” nos pareció más adecuado como una manera de introspección. “La bestia” hacía referencia precisamente al “Alter ego” o la mejor versión que alguien pueda alcanzar de sí mismo.

– ¿Sois de los que dedicáis mucho tiempo a jugar con nuevos sonidos? ¿Hacia dónde veis al grupo evolucionando?

Imanol V: Sin duda nos encanta experimentar y utilizar todos los recursos disponibles. La creatividad no tiene fronteras ni límites. Siempre hemos sido enemigos de las etiquetas y ello nos permite una libertad absoluta que sinceramente no sabría decirte hacia donde pueda llevarnos. Lo que si pienso es que nuestra esencia pueda permanecer intacta pero la evolución puede llevarte por caminos inesperados. Hay bandas que permanecen fieles a un estilo y ejemplos tenemos muchos pero en Reditio nos encanta el hecho de no saber que pueda depararnos el siguiente disco. Desde que este trabajo salió en octubre hemos realizado varias presentaciones las cuales no han tenido nada que ver unas con otras. Al igual que el disco la presentación del mismo la dividimos en dos bloques; una primera presentación de “Luces” en un local digamos más para todos los públicos y otra de “Sombras” en un local exclusivamente metalero. Dicha evolución ha hecho que seamos capaces de esa versatilidad combinando diferentes formatos… ya sea acústico, semi-eléctrico o totalmente eléctrico. La dualidad conceptual del disco y su esencia está permitiendo que podamos encajar en ambientes muy dispares.

– Una vez escuchado el resultado final del disco, ¿echasteis algo en falta a nivel de sonido? ¿Cuál es el objetivo que esperáis alcanzar con este disco?

Imanol V: El resultado final del disco para nosotros fue el deseado y es algo que trabajamos durante largo tiempo hasta alcanzar lo que deseábamos transmitir. Bien es cierto que algún tema quedó en el tintero o no llegó a alcanzar el resultado deseado y por ello a comienzos de este año volvemos a estudio para grabar un EP complementario a este disco que llevará por título “Destellos en la oscuridad” y contendrá dos canciones muy especiales para nosotros que por circunstancias no pudieron integrar el disco. Se trata de “Promesas perdidas” y “Un nuevo amanecer”. Dos temas que ante todo están muy impregnados de la esencia de la banda. Para ello hemos elegido trabajar en casa de la mano de Alberto Porres en estudios K con quien estamos seguros de que saldrá algo especial.

En cuanto a objetivos a alcanzar con este disco principalmente tres: tocar, disfrutar y hacer disfrutar… lo demás son tonterías. Hubo un tiempo en el que al menos personalmente tenía ciertas expectativas hasta que aprendí que precisamente las expectativas son las mayores asesinas de sueños. Así que esos son los objetivos… poder seguir creando y transmitirlo en directo para compartirlo. El público lo es todo igualmente, sin nadie que disfrute lo que haces esto no tiene sentido alguno, así que el público como bien se le suele denominar es el mayor “respetable” de la escena musical. Nosotros creamos pero sin nadie que lo disfrute no somos nada y esos son los objetivos… crear y que alguien pueda disfrutarlo, por supuesto incluidos nosotros mismos, pero eso por supuesto.

Carlos: La expectativa es un sentimiento irracional que lleva al desaliento. ¿Objetivo? Seguir haciendo lo que nos hace sentir bien y como he dicho antes, seguir haciendo algo que nos completa como personas.

– ¿Creéis que existen posibilidades reales de que un grupo como el vuestro trascienda al público independiente? ¿Cuál creéis que es mayor problema con el que se topa un grupo de rock metal en España?

Imanol V: Es un pregunta complicada… el hecho de trascender a un público independiente es muy relativo y en muchas ocasiones está a merced del mercado por desgracia o por fortuna, pero personalmente es algo que nos la trae al pairo a día de hoy. Pienso que el mercado y lo comercial en algunas ocasiones hacen perder el rumbo a muchas bandas condicionando o coartando una creatividad auténtica. Vivimos tiempos ambiguos… la era de Internet o como me gusta decir la era de una comunicación incomunicativa… la evolución de la involución… Los tiempos han cambiado y lo siguen haciendo a una velocidad vertiginosa, con sus pros y sus contras.

Carlos: Seguimos pensando en nosotros. En lo que nos hace sentir bien. En lo que nos hace conectarnos con nosotros mismos. Lo que tenga que pasar si pasa, que pase. Si no que no pase. Seguiremos sintiéndonos bien con nosotros mismos.


– Todo el mundo dice que la cultura musical está de capa caída ¿Cuáles serían a vuestro entender las posibles soluciones?

Imanol V: Me alegro de esta pregunta porque es algo da para mucha reflexión pero en especial una acción directa e interior. A veces podemos sentirnos (hablo por nuestra generación) como un poco dinosaurios en vías de extinción o caballeros antiguos respecto a cuanto contemplamos ahora…. chavales y chavalas que ven en las plataformas digitales o en los programas televisivos su esperanza de éxito cómodamente desde sus hogares, por supuesto con excepciones. A veces pienso que el mundo se va a la mierda y por ende la cultura musical que mencionas. La cultura es cultura… pero están tratando de vendernos mierda bajo la etiqueta de cultura. ¿Es casualidad que géneros como el trap o el reggaeton sean movimientos seguidos masivamente por adolescentes? No es casualidad no, sino causalidad de un comercialismo voraz que atrae jóvenes que no han terminado de forjar su propia personalidad y son influenciables al igual que manipulables.

Recuerdo un día hace ya bastante tiempo que puse la radio en el coche en horario infantil en una famosa cadena de radio y escuché por primera vez a Maluma cantanto aquello de “Felices los cuatro” y te juro que no daba crédito… en aquel momento la frase “el mundo se va a la mierda” cobró mucho sentido… aunque lamentablemente en tantos aspectos, no sólo en lo musical. O como cuando contemplas como un niñato es capaz de subir a un escenario para pulsar play en una base musical y soltar paridas por el micro como ocurre en algunos casos con el trap autodenominándose músicos.

Jamás he sido partidario de la censura pero todo tiene un límite. Te comentaba que la creatividad no tiene límites pero desde luego para mí utilizar algo tan sagrado como la música para soltar diarreas mentales no es cultura sino una demostración de que vivimos en una era en la que todo vale y si vende… pues mucho mejor. Pienso que la fama o notoriedad también conlleva cierta responsabilidad de al menos ofrecer un contenido de calidad y no sólo musical sino igualmente humano. Todos esos capullos moviendo billetes con cadenas de oro mientras fuman porros al son de chicas ligeras de ropa en sus videoclips pueden irse a tomar por culo porque son esclavos de su propia mierda. Por supuesto el público es libre de elegir qué desea consumir pero la “cultura” que consume una sociedad es un fiel reflejo de la misma. Pienso que cada vez más nos dirigimos a un mundo de apariencias ahogándonos en superficialidad instantánea de acceso digital.

Pero pese a todo no pienso que la cultura musical esté de capa caída sino que es la sociedad la que está de capa caída. La sociedad entendiéndose como los elementos que nos ofrecen y las tendencias del momento… Gilipolleces como “influencers”, “youtubers”… bandas o artistas que desesperadamente tratan de llamar la atención a través de sus redes sociales persiguiendo expectativas que les impiden disfrutar lo importante… los árboles que no dejan ver el bosque. He visto artistas caer muy bajo para obtener notoriedad y es una verdadera lástima.

De todas formas la clave es ser selectivo porque este pasado año han seguido saliendo al mercado trabajos excepcionales dentro del mundo del rock y el metal. Aunque desde luego es verdaderamente preocupante ciertas tendencias entre la gente más joven…

¿Soluciones? Creo que pensar por uno mismo y ser auténtico sin dejarse llevar por tendencias absurdas o estúpidas. Quiero pensar que toda esa chavalería que escucha auténtica mierda o se deja influenciar por imbéciles el día de mañana lo tomarán como aprendizaje para valorar lo que ellos desean en el fondo. Por lo tanto el futuro es incierto… pero jamás hay que perder la esperanza.

Carlos: ¿Las posibles soluciones?Jajaja. Que cambien las políticas que hacen nuestros políticos. Y para ello tienen que desaparecer estos políticos que tenemos y sus políticas conservadoras, ahogantes y neoliberadoras..

– ¿Qué grupo elegiríais ver si solo os quedase un concierto de disfrutar en vuestros vidas?

Imanol V: Es un pregunta muy difícil que no podría responder… sería como preguntar a unos padres que hijo quieren más… pero si tan sólo nos quedara un concierto para disfrutar en nuestras vidas sin duda me gustaría estar encima de las tablas. Cada vez que voy a un concierto lo contemplo con envidia sana y se me ponen los dientes bien largos… a la vez que procuro aprender y disfrutarlo.

Carlos: Si me quedase un concierto por disfrutar porque mi vida se acaba, ten por seguro que no iría a ninguno. Para mi seria una perdida de tiempo.

– ¿Qué objetivo esperáis alcanzar con este disco? ¿Qué le pide Reditio al momento presente?

Imanol V: Ser felices con lo que hacemos y como objetivo improvisado… para este disco estaría bien poder realizar el siguiente mientras lo disfrutamos al máximo. Disfrutar la música, crear y crecer. Al momento presente sólo podemos pedirle momentos futuros, nos sentimos ya satisfechos y plenos. Y por supuesto no despedirnos sin antes agradecer esta entrevista tan distendida como interesante. Gracias de parte de todos los componentes de Reditio y un fuerte abrazo para todos los lectores!