domingo, 3 marzo, 2024
Banner Content
Pese a los cambios en la formación, los toledanos Nocturnia siguen con su firme intención por seguir hacia delante de manera decidida, sin dejar de evolucionar, de crecer y de disfrutar. En su nuevo trabajo “La Tempestad” mantienen intacta su pasional forma de entender el heavy metal con un remarcado aspecto melódico y estupenda capacidad por seguir ofreciendo más, sin perder su innato estilo, con unas composiciones excelentemente construidas y donde no dejas de encontrar detalles. Un ejemplo claro de que las fronteras en la música sólo las levantan unos pocos.

– Marcados por una revolución significativa entre su filas, la marcha de dos de sus pilares básicos (Rober y Salva), la nueva creación de los todelanos Nocturnia “La Tempestad” ha experimentado una notable transformación, alcanzando tal grado de madurez en unas composiciones de power metal melódico que rezuman frescura, vientos de cambio y ese espíritu de ilusión desbordante que define una nueva etapa. Un trabajo donde se plasman diferentes aspectos técnicos, con la incuestionable calidad de cada uno de sus componentes y la plasmación de un incuestionable esfuerzo por superarse. ¿Cómo se ha desarrollado todo el proceso creativo?

Empezamos a pensar en La Tempestad, sin que tuviera siquiera nombre, hace poco más de un año. Teníamos la necesidad de componer temas nuevos y cambiar el look del repertorio de la banda. Así que nos pusimos a ello, empezamos a mandarnos ideas, a buscar arreglos, a formar los temas. Cuando tuvimos una buena batería, decidimos por cuál tirar y les dimos un buen repaso. Cada uno desde su instrumento y aportando ideas. Fueron tiempos duros pero muy gratificantes.

– Uno de los aspectos más importantes en un grupo es no anclarse en si mismo e ir intentando avanzar en su camino. ¿Que es lo que habéis ganado como banda tras la experiencia acumulada, y de que forma se refleja la misma en este trabajo?

Creemos que hemos mejorado a la hora de sacar más jugo a las canciones desde cada instrumento, hemos intentado dar lo mejor de cada uno y compenetrar mejor cada sonido, cada nota y cada riff. Así, las canciones suenan más compenetradas, mucho más empastadas y muy potentes.

– Pese a que seguís contando con ese sonido vuestro tan característico y personal, se puede decir que en el álbum hay ciertos elementos novedosos , una mayor riqueza en variadas orquestaciones, contrastes vocales y versátiles matices en las guitarras. ¿Cuáles han sido los planteamientos de partida que os han llevado a grabar un álbum con éste?

Siempre que nos ponemos a componer intentamos mejorar el trabajo anterior. Con este planteamiento, cada uno de nosotros ha intentado dar una vuelta de tuerca a su habilidad y conocimiento de su universo sonoro para intentar dar ese paso cualitativo que te permite mejorar como compositor. Quisimos hacer algo que plasmara lo que hemos aprendido en estos años.

– Supongo que habéis partido de unas bases musicales consensuadas y que posteriormente cada músico ha ido aportando cosas bajo su visión y experiencia. ¿Quién ha sido de vosotros el que más ha asumido la tarea de la creación de los diferentes patrones rítmicos? ¿En qué sentido creéis que habéis madurado más?

Cada uno aporta su visión de las canciones, nos vamos ayudando y proponiendo cambios, intentamos que todo se vaya completando. En este sentido, es la propia banda la que crea, al final, el sonido último del disco.


– Llama la atención que habéis adquirido una nueva dimensión, dejando de lado la simpleza estructural para realzarse de una forma más exuberante en ornamentaciones y arreglos, consistente en un progresivo enriquecimiento en las voces y una gama cromática cargada de esencia ¿Hacia dónde progresan vuestros gustos, inquietudes musicales e influencias?

Eso nunca se sabe. Cada vez que compartimos escenario con grupos nuevos, nos puede llamar la atención su sonido, la forma de entender las canciones. Cada banda que oímos o que empezamos a seguir nos puede dar una nueva idea, nuevos enfoques. Nadie está exento de que en cualquier lugar algo te sacuda y te haga ver las cosas de manera distinta. Esa es una de las mayores virtudes de la música, que te va dejando posos que luego descubres cuando te pones a tocar o componer.

– Escuchando el disco se nota mucho dinamismo. Los temas no siguen una línea continuista y hay mucha diferencia entre unos y otros. ¿Qué es para vosotros la experimentación, un fin en sí mismo o un medio para obtener algo diferente?

Más que experimentación, diría que fruto de lo que cada uno acumula, van saliendo canciones diferentes. En Nocturnia componemos todos, y se nota por dónde va cada cual, aunque al final es la banda la que hace que todos los temas suenen de una forma parecida. No buscamos encontrar algo distinto, simplemente dejamos que las ideas surjan y las vamos haciendo mayores.

– Actualmente hay muchos grupos que saturan sus trabajos con exceso de producción de forma que oculta o disfraza la falta de creatividad. ¿Cuál es vuestra opinión al respecto?

Cada uno tiene su propia forma de trabajar, su propio enfoque, y es personal y respetable. Nosotros intentamos apostar por las canciones. Ellas son las que tenemos que cuidar, las que nos hacen ver si les falta o les sobra algo. Intentamos no equivocarnos y es importante que la mayoría de nosotros estemos contentos con el resultado.

– ¿Qué sentimientos habéis buscado transmitir con el título y la portada del mismo?

Intentamos buscar un título corto y con fuerza. Algo que no hubiéramos hecho ya. Las canciones hablan de sentimientos intensos, de pérdida, de superación, de esperanza. Todo lo que desarrolla desde que empieza hasta que acaba una tempestad. Y ahí lo dejamos.


– Llama la atención que las guitarras han alcanzado una gran densidad y complejidad en parte debido a la búsqueda del punto y matiz guitarrero necesario para cada interludio rítmico. Además existen otras inclinaciones musicales que han encajando igual de bien entre si. ¿Utilizasteis algún método concreto a la hora de incorporar esos nuevos matices?

Intentamos que las canciones sonaran potentes, duras y oscuras. Para ello intentamos buscar el sonido y el lugar adecuado de cada instrumento. La producción de Alberto Rionda ha sido muy importante para poder encajar todo esto. Alberto Rionda es el método.

– En esta ocasión habéis ido a grabar a los estudios Sanctuarium (Grado, Oviedo) bajo la espléndida labor de Alberto Rionda en la producción, mezclado y masterizado. ¿De qué forma se ha ido desarrollado todo este trabajo en el estudio? ¿Resultó complicado unir las partes tanto musical como letrísticamente hablando?

El trabajo en el estudio ha sido duro, intenso, largas jornadas de grabación, de escuchar los temas. Pero tuvimos la gran suerte de contar con Alberto Rionda que lo hizo mucho más fácil y llevadero de lo que en principio creíamos que iba a ser. Según íbamos sumando instrumentos, veíamos como mejoraban las canciones. Las aportaciones de Alberto fueron increíbles e hizo fácil lo difícil.

– ¿Qué opináis de la escena actual en relación a bandas de vuestro estilo? ¿No creéis que ya hay una saturación de propuestas y que la gente no puede abarcar todo lo que sale?

Al contrario, creemos que hay una disminución del público y no puede abarcar todo lo que sale… jajaja.. Para nosotros es importante que haya muchas bandas, eso es señal de que hay inquietud, que hay gente que apuesta por el heavy metal. Quizá lo que haya que hacerse mirar es porqué la gente va a conciertos multitudinarios y grandes festivales y deja de ir, un sábado cualquiera, al concierto que se celebra, muchas veces gratuito, al lado de su casa. Está claro que a todos nos encanta ver a los clásicos, pero si no apoyamos a las bandas que luchan por abrirse paso, en unos años no habrá clásicos que ver.

– Las letras no buscan un rasgo conceptual, relatan historias mitológicas o retratan la dura vida en la que viven ciertos colectivos de personas como la difícil situación que viven los refugiados en el mundo actualmente. ¿Cómo encontráis esa inspiración para escribir una canción?

Pues con el día a día, viendo las noticias, mirando a la gente que pasa por tu lado… Intentamos que las letras reflejen sentimientos intensos pero cotidianos, donde cualquiera pueda verse en un espejo, darse por aludido. Nuestras letras hablan de vidas normales que han llegado al límite.


– Son tiempos difíciles para los soñadores, ¿cuál es vuestra opinión de la escena que se ha ido desarrollando en estos últimos años?

Como te decía antes, estamos en un momento crítico (supongo que siempre hemos estado así). Se tiende a buscar lo fácil, algo que puedas usar y tirar. Y es importante que entendamos que la música, el arte, no es como la tecnología. No queda obsoleta. Hay que respetar y apoyar a los creadores y no se está haciendo. El camino más fácil no siempre es el correcto.

– ¿Cómo está funcionado el disco hasta ahora a nivel de crítica y aceptación?

Estamos muy contentos porque la gente que nos sigue está encantada con el disco, y notamos que hay más gente que se sube al carro. Eso para nosotros es lo más importante. Las críticas de los medios nos hacen sonrojar, así que prefiero que la gente lea lo que se va escribiendo para saber qué dicen de nosotros.

– ¿Que planes tenéis para el futuro más inmediato?

El futuro más inmediato es empezar la gira con Saratoga, la más importante de nuestra carrera. Tenemos mucha ilusión y ganas de estar en carretera. Para nosotros los conciertos son generadores de energía, así que el futuro más inmediato está lleno de ellos.

PUBLICIDAD

Publicidad