lunes, 20 mayo, 2024
Banner Content

Una buena muestra de lo que es llevar el rock en la venas es lo que aflora en la propuesta musical de los turolenses EFFE, vivas guitarras con un deje a rock tradicional, unos ritmos que harán latir tu corazón y melodías envueltas bajo un manto personal.

Su cuarto disco «Los días de palabras muertas”, es un álbum completo en todos los sentidos, con el espíritu de siempre y con un halo un poco más penetrante, que vuelve a reflejar su latente vena rock, abriendo el corazón a sus emociones y manteniendo el sentimiento en sus letras. Una colección de canciones creadas con la vocación de aflorar en muchas gargantas, bajo una naturalidad consistente en mostrarse tal como se es.

«Los días de palabras muertas”, es un puñetazo sobre la mesa que no sólo os reafirma sino que va más allá. Un trabajo cargado de detalles, muy elaborado y con buenas dosis de frescura, aportando nuevos matices para consolidar una personalidad totalmente fornida. ¿Qué ha habido de diferente en el proceso de gestación y grabación con respecto a trabajo anteriores?

Este ha sido un trabajo más pausado, más calmado, donde le hemos dado más vueltas a los riff de guitarra, a los tempos, a los sonidos que en otros, con las letras lo mismo, dentro de nuestro rollo pero digamos que hemos trabajado con mucha menos presión, nos lo hemos tomado de otra manera.

Las primeras impresiones siempre son las que valen y escuchando este cuarto álbum de estudio he percibido que es un trabajo mucho más abierto, bajo diferentes calibres de entender el rock, jugando con diferentes contrastes e incorporando destellos puntuales para darle un cierto aliciente extra a la escucha ¿Qué retos o estímulos teníais a nivel musical antes de empezar a componerlo? ¿Os habéis sentido realizados una vez visto el resultado final?

La verdad es que no nos hemos planteado ningún reto, solo hemos dado forma a los temas que han venido a mi cabeza y que pensábamos que merecían la pena, y que verdaderamente queríamos sacar. Realizados nos sentimos con el trabajo por supuesto, después de darle mil escuchas más seguro encontramos lo típico de… pues aquí haría esto o allá lo otro, pero es normal la percepción conforme pasa el tiempo, cada vez es distinta.

Las canciones se enmarcan dentro de un rock urbano de alto nivel y amplio de miras bajo unos matices vocales espléndidos, de una profundidad, intensidad y emoción que te embarcan literalmente en un camino sin retorno, albergando enriquecedores arreglos para dar una mayor relevancia a las emociones y sentimientos vertidos en cada una de ellas. ¿En este trabajo habéis querido mirar más hacia vuestras almas y habilidades técnicas y sacar todo el talento que lleváis dentro?

Nuestra forma de trabajar siempre es igual, y es pensar que es el último disco que vamos a sacar, lo cual te obliga a currar dando lo mejor de ti, siempre que hacemos un tema nos gusta que sea desde dentro, lo que llevas dentro queda impreso en las canciones, siempre.

Imagino que a veces debe ser mucho más productivo grabar en unos estudios en los que realmente te sientes a gusto que hacerlo en unos prestigiosos en los que uno pueda encontrarse un poco extraño al mirar a tu alrededor. ¿Cómo fue la experiencia de nuevo en los estudios R5 de Orikain (Navarra), bajo la supervisión y experiencia de David Díaz “Kolibri”(Marea). ¿Teníais claro cómo querías que sonara el álbum antes de entrar de lleno en la grabación?

Con Kolibrí siempre nos sentimos super gusto, y además desde el disco anterior también está como técnico Txutxin que es un puto crack, y además como Kolibrí sabe perfectamente lo que queremos y cómo lo queremos, pero es que además Kolibrí tiene un carácter que sabe perfectamente entender el momento de la banda en el que se encuentra y eso es un plus, además R5, lo consideramos unos estudios prestigiosos, que han creado un montón de discos que son top en la industria.

El trabajo de producción es fabuloso. Las guitarras suenan precisas y los contrastes y matices potencian aún más si cabe la grandiosidad del sonido. ¿Habéis tenido una actitud abierta a la hora de probar diferentes tonalidades?

Como te digo le hemos dado vueltas a las cosas y hemos buscado salir de la zona de confort en algunos temas, pero somos muy creyentes del rock and Roll como se viene haciendo.

¿Qué habéis querido transmitir a través del título “Los días de palabras muertas”?

Los días de palabras muertas es un título homenaje a todas las conversaciones que se quedaron en un mundo imaginario guardado en las cabezas de la gente, en todo este tiempo de pandemia, donde las conversaciones no eran cara a cara, además de quedarse escondidas detrás de las mascarillas, donde la expresión se quedaba muerta, ya que no se podía apreciar.

Con cada canción habéis buscado una manera distinta de expresar vuestros sentimientos, adornadas de ciertas tesituras y líneas de guitarra y rítmica bien empastadas. Un estilo de lo más auténtico y personal. ¿Qué paso seguís a la hora de componer, primero la melodía y las bases rítmicas y posteriormente los textos o todo lo contrario?

Normalmente nuestra forma de trabajar es Fabián lleva la canción guitarra y voz, muy básico, una melodía y una serie de acordes, y sobre eso trabajamos todos en el local para darle la forma, aquí a veces se modifica algo la letra, algo la melodía, pero la base la trae Fabián.

Vivimos en una época donde la tecnología juega un papel importante. Grabar un disco está al alcance de cualquiera, con lo que ocasiona es que haya un exceso de bandas e incluso muchas de ellas no ofrecen casi nada nuevo. ¿No creéis que actualmente hay muchos grupos que saturan sus trabajos con exceso de producción de forma que oculta o disfraza la falta de creatividad?

La verdad es que es un tema que nos da bastante igual, el proceso creativo de cada banda es distinto, y lo que cada uno haga es cosa suya, no creemos mucho en todo esto, no tienes más que ver las listas de ventas, con eso está dicho todo, bien de auto-tune y bien de pistas y pistas pregrabadas. Nosotros defendemos la idea de 5 tíos en un escenario rompiéndonos los huevos y dejándonos la piel en el escenario para que la peña disfrute y salga con los oídos a gusto de rock and roll, lo demás… no va con nosotros.

Supongo que habéis partido de unas bases musicales consensuadas y que posteriormente cada uno de vosotros habéis ido aportando cosas según vuestra particular visión y experiencia, arreglos y matices. ¿Es así? ¿Ha habido alguien que haya tomado el mando en cuanto a las letras y música se refiere? ¿Cuál fue el punto de partida en cuanto a su creación?

Las letras son todas cosa de Fabián, la música es cosa de todos, todos vamos aportando sobre los distintos instrumentos, cada uno tiene su campo pero nos mola bastante consensuar. Diego y Borja se apañan con las guitarras, y Gustavo con las baterías, Ruben y Gus hacen un pack rítmico muy potente y eso mola.

Otra de las cosas que más me ha impresionado de este trabajo es la heterogeneidad de los temas y la excelente estructuración de los mismos. Una obra que suena con una entereza absoluta, plena convicción en estructuras rítmicas y una madurez sorprendente, jugando con cambios de ritmo y tesituras. ¿Sois conscientes de la cantidad de influencias diferentes que mostráis o desde dentro es más difícil percibirlo?

EFFE llevamos 10 años tocando juntos, y nos conocemos bien, somos bastante melómanos todos, unos tiran más de Metal, otros más de rock clásico, y nuestro punto de encuentro es el estilo de EFFE, además la mitad de la banda somos perros viejos y llevamos desde los 16 tocando por ahí, entonces calcula lo que puede salir toda la vida escuchando música.

Me gustaría que me hablaríais un poco de los temas que componen este nuevo trabajo, que habéis querido transmitir en cada uno de ellos, como habéis hecho para darle a cada uno su propia atmósfera y la típica poesía habitual en sus letras.

Fabián tiene su forma de escribir poesía particular, ha escrito también un libro de poesía y las letras son características suyas, la forma de currar también implica generar pensamientos, atmósferas, paisajes y lo que queremos expresar, entonces al conocernos también y poner todas las ideas en común te llevan a generar esas atmósferas.

Por otro lado no nos gusta hablar de esta canción habla de esto y la otra de lo otro, que cada uno las interprete como quiera que eso es la música, de viajar y de generar sensaciones.

Parece que escribís las letras desde un punto de vista personal. ¿Qué tipo de cosas son las que os hacen saltar y escribir una canción? ¿El amor os sirve de combustible para ello o es el arte mejor cuando procede del sufrimiento?

El amor salvará el mundo o al menos debería de ser así, pero para escribir tienes que hacerlo de cosas que te interesan, cosas que te dejan jodido, cosas que salen desde las tripas, y que tienes la necesidad de decir estos o esto no. Nos gustan los temas sociales, nos gusta hablar de personajes con unas condiciones y situaciones concretas, y nos gusta ser a veces autobiográficos. Lo importante es coger lo que sale desde del interior, desde dentro, y darle forma de canción.

¿Qué canciones del disco pensáis que pueden funcionar a la hora del directo?

Pues hay varios temas que andan muy bien y hace que la gente salte y sude que es lo importante, pero claro también hay momentos más preciosistas, y otros que son para escuchar y darle otro carácter al directo. Seguramente muchas de este disco queden en el repertorio habitual de la banda.

¿Cuál fue el tema que más disfrutasteis grabando y cuál el que os dio más quebraderos de cabeza?

Los temas se disfrutan por igual porque como digo siempre por mu tonto que nos salga el crío se le quiere igual, y además los temas que llevamos al estudio son los que queremos llevar y más nos han encajado, y por lo tanto los disfrutamos mucho.

Uno de las composiciones más destacables de este nuevo álbum, es sin duda alguna, “La Copla Del Rock And Roll”, con unos matices copleros muy llamativos y la participación estelar de Kutxi Romero (Marea). ¿Cómo se fraguó ese desborde de creatividad y entusiasmo junto al maestro Kutxi Romero?

Este tema cuando se llevó al local fue bastante divertido, por que cada uno pensaba de una forma y cuando estábamos grabando en el estudio apareció Kutxi como otras veces y hablando le comentamos que teníamos una copla, más gitanilla y que como patriarca del rock tenía que hacerla, y así nuevamente tenemos en otro tema a Kutxi, y nosotros agradecidísimos como siempre, por ser como es, y por que se preste a hacer este tema con unos tipos como nosotros.

¿Qué bandas os hicieron marcar el camino que lleváis en vuestra música?

Pues llevamos un montón de años tocando, y eso quiere decir que somos más viejos que el hilo negro, y por tanto imagina la cantidad de rock and roll que hemos escuchado y la cantidad que nos queda por hacer y escuchar, todo el rock nacional nos ha tirado mucho, pero también el internacional, pero también es cierto que somos bastante melómanos entonces, saca tu la conclusión y la mezcla que sale.

¿Por dónde pasan los planes de futuro de la banda a medio y a largo plazo?

De momento vamos a presentar ya disfrutar este disco, este año 24 hacemos 10 años de banda y algo tendremos que hacer para celebrarlo.

¿Pensáis que la originalidad está mal valorada hoy en día, en el sentido que la gente tiene el oído demasiado cerrado y se ha acostumbrado a cosas simples?

Pues la verdad es que no lo se, si te digo que a mi, en particular , no me gusta mucho lo que se escucha en las radio formulas, pero es que tampoco vamos a encajar ahí no se, hay un cambio social que todo esta accesible a golpe de tecla de móvil, entonces también influye la forma de escuchar música, y en general de todas las artes.

Si de algo podéis sentiros orgullosos cuando echéis la vista atrás es el de no haber caído en el pozo de la indiferencia, ¿Cuál es vuestro secreto para mantener la excitación y el entusiasmo tan presentes en los escenarios después de tanto tiempo?

No tengo ni la más remota idea, la verdad es que nos encanta hacer lo que hacemos, y además somos una familia que hemos elegido, y además tocamos juntos, si uno esta jodido, estamos todos, si hay una alegría la compartimos, no se quizás ese es un poco el secreto de todo.

PUBLICIDAD

Publicidad