viernes, 14 junio, 2024
Banner Content
Sorprendente la frenética trayectoria de los navarros Mosh, incorporando sin miedo nuevos sonidos con manifiesta energía renovada y bordando un estilo que bebe del metal, pero también de otros estilos trash, hardcore, logrando siempre extraer un consolidado a la altura de las pretensiones. En su reciente disco «Vértigo» han sabido jugar con las intensidades, partiendo de una conexión muy fluida, con la capacidad para clavar sus garras en nosotros, atesorando fuerza, lucidez, frescura y un gran nivel de calidad en ejecución, sin anclarse en un terreno concreto, sonando mucho más potente y asentada que en el pasado, desde la inquietud de quien no se conforma con ceñirse a unos estándares. Un disco muy completo para cualquiera que busque personalidad dentro del metal contemporáneo.

– Vuestro nuevo trabajo «Vértigo» es toda una declaración de intenciones, unas bases rítmicas que aplastan cráneos y una conjugación de voces agresivas y melódicas muy logradas. Tesituras mucho más complejas, buscando aunar matices muy dispares y conjugando variedad en riffs dentro de unas estructuras siempre abiertas al cambio inesperado, logrando el modo de ser fieles a sí mismos, pero sonando mucho más frescos y con un sonido asentando, albergando guiños puntuales a una gran diversidad de géneros. ¿Cuánto tiempo os ha llevado el componer los temas y la grabación? ¿Qué particularidades tiene este disco en lo musical?

La composición y grabación de «Vértigo» ha sido hasta el momento a la que más mimo y tiempo le hemos dedicado. Después de «El Filo» sentíamos que necesitábamos continuar creciendo en el aspecto musical y queríamos dar “una vuelta” de tuerca a todo. La composición fue larga. De hecho, en otras circunstancias, con los 10 temas del disco, podríamos haber hecho otros 10 más ya que fueron cambiadas muchísimas partes de ellos a lo largo del proceso. La mano de Pablo Rousselon ha sido particularidad en este disco. Necesitábamos hacer algo diferente pero sin perder nuestra esencia. Queríamos una evolución. Ampliar nuestro público. Experimentar nuevos campos. Por ello contamos con el para la producción del disco y el resultado ha sido, para nosotros, un discazo.

– Supongo que cuando una banda quiere crecer, necesita nutrirse también de otras cosas, poner a prueba los límites de lo posible, explorar nuevos horizontes para plasmar verdadera emoción con una inquebrantable credibilidad, dotando al sonido elementos muchos más modernos y lazos guitarreros con mucha potencia y limpieza. ¿Cuál ha sido el secreto para dar este salto cualitativo en materia de sonido? ¿Cuáles han sido esas nuevas influencias que os ha ayudado alcanzar tal elevado grado de madurez?

En realidad no hay ningún secreto. Por un lado, contar con la producción de Pablo y grabar en The Metal Factory Audios con Álex Cappa es siempre un acierto. Por otro lado, continuamos nutriéndonos de la influencia de nuevas bandas y experimentando en el local de ensayo… es decir, tenemos inquietud por descubrir nuevos sonidos y llevarlos al terreno de Mosh, dándoles esa vuelta de tuerca que acaba sonando tan personal.

– La progresión a nivel cualitativo es palpable desde el primer instante, canciones repletas de detalles técnicos y matices insuperables, dando una sensación de que a la hora de componer dejáis fluir libremente vuestros sentimientos, sin expectativas ni presiones y partiendo siempre de la base de las nuevas vertientes del metal vanguardista. ¿Qué elementos del disco creéis que os pueden hacer destacar del resto de grupos actuales?

Creemos que hemos conseguido transmitir rabia, energía, furia, dolor, con pasajes melódicos y armónicos tanto en lo vocal como a nivel de instrumentación. Parece que en el metal esto debe hacerse exclusivamente aporreando el instrumento y desgarrando la voz. Y no es así, estas melodías que si las analizas son de tintes oscuros y melancólicos, llegan a transmitir mucho, por lo menos para nosotros.


– ¿Entonces creéis que este disco marcará la dirección que seguirá el grupo en el futuro? ¿Hacía dónde progresan vuestros gustos e influencias musicales?

Está claro que hemos descubierto una faceta que nos ha encantado, que hasta ahora no nos atrevíamos a explotar y seguro seguirá siendo una parte importante. Pero no nos gusta repetir, seguiremos explorando sonidos e influencias de otros grupos y estilos, y así intentar meterlo todo en nuestra batidora.

– El álbum alberga un montón de detalles que se van revelando con cada escucha. ¿Habéis tenido una actitud abierta a la hora de probar diferentes tonalidades? ¿Qué sentimientos habéis buscado transmitir a través de él?

Si algo nos han enseñado los años de práctica y composición es que hay que abrir la mente y los oídos. Hemos probado en el local un montón de cosas… Hasta que un día encuentras el camino por donde quieres llevar los temas. Vamos, que hemos hecho lo que nos ha dado la gana.

– Este tercer álbum ha sido mezclado y masterizado por Alex Cappa y Pablo Rousselon en The Metal Factory Studios, dos técnicos y productores más reconocidos de nuestro país. Contarnos un poco como ha sido la experiencia y si habéis quedado satisfechos con el resultado. ¿Habéis dado mucha relevancia a todos los consejos que os han ido dando?

Estamos muy contentos. Ya sabíamos que ir a grabar con Alex y Pablo en TMFS (Madrid) era un acierto seguro (como mínimo a nivel sonoro). Alex da mucha importancia al detalle y nosotros hemos aprendido muchísimo trabajando junto a él. Se las sabe todas!! No es sólo el equipo que pone a tu disposición en el estudio, sino toda su experiencia como ingeniero y su fino oído. Es el puto amo en este mundo de sonidos extremos. Su firma está ahí, se nota y ya es parte del sonido Mosh. Es algo que hemos ido trabajando entre todos desde “El Filo”.


– El disco llevaba más de un año grabado, pero por culpa de la pandemia tuvisteis que tomar la inevitable decisión que posponer su lanzamiento hasta el 2022, optando por presentar cada cierto tiempo un single nuevo («Viejos Perros», «Tiembla El Destino», «Heridas», «No Busques Problemas» y «Entre mis Manos») con su correspondiente videoclip, consiguiendo que el público no se olvide de vosotros y a su vez dar de que hablar positivamente. ¿El objetivo marcado a través ello era el de captar la atención de vuestros seguidores y de nuevos fieles?

La pandemia casi nos mata… Pero no nos resignamos a meter el disco en un cajón hasta no se sabe cuándo… Algo teníamos que hacer… No se merecía eso. Así que todo el planning inicial se fue a la mierda y pusimos todo patas arriba: Decidimos ir presentando varios temas antes de la salida del disco (en concreto 5 como ya has dicho) con el fin de que la banda no “muriera” de cara al público y así ofrecer a todos nuestros seguidores cosas nuevas que mantengan la llama viva. Eso supuso para nosotros mucho más trabajo, ya que del plan inicial (que era un videoclip y luego publicar el disco al completo) pasamos a tener que rodar 5 videoclips!! Así que durante la pandemia hemos estado muuuy entretenidos… Además de que hemos estado trabajando reubicando fechas (menudo puto follón), ensayando, componiendo… Quietos no hemos estado!! 

– Supongo que cada uno tendrá sus propias influencias, pero sigue habiendo alguna banda en común que os influencie más de lo debido?

Somos cada uno un poco de palos diferentes… Nos influenciamos mucho entre nosotros, pasándonos bandas, temas y mierdas varias. Claro que tenemos bandas en común que nos gustan a todos (Hamlet, Kvelertak, Architects, While She Sleeps…) Por decir sólo unas pocas… ¿Quién ha sido de vosotros el que más ha asumido la tarea de la creación de los diferentes patrones rítmicos? Gorka e Iñaki son nuestros cerebros compositivos. Luego el resto vamos aportando nuestras propias ideas, sugerencias, cambios, arreglos…. Si se nos ocurre algo lo probamos, lo escuchamos y decidimos entre todos. Así vamos dando forma final a los temas.

– El primer single que habéis elegido para su promoción «Viejos Perros», con un estilo propio y mucho más afianzado en la línea de un moderno metal contemporáneo, donde brindáis mucho más matices, agregando en los coros cantos melódicos y múltiples contrastes entre potentes riffs de guitarra, con una frescura renovada y una gran pulcritud en constante crecimiento para huir de ciertos simplismos que en este estilo podían hacerse ya escuchados. ¿Por algún motivo especial?

Queríamos experimentar y explotar más esa vertiente en general en todos los temas de este disco… A ver dónde nos llevaba. Como ya he dicho antes somos mucho de probar… Así que probamos y a todos nos gustó el cariz que tomaban los temas…


– En este disco asistimos a una mayor definición de las estructuras, canciones como “Dale Más»,»Estamos Muertos»,»Tiembla El Destino», «Química» contienen ciertos niveles de complejidad rítmica, ritmos harcoretas, patrones más corrosivos manifestaciones metalcoretas. versátiles y variados matices guitarreros, y un nuevo enfoque en estribillos hipnóticos y tesituras vocales, desde la inquietud de quien no se conforma con ceñirse a unos estándares. ¿Ha sido algo premeditado, que teníais claro desde el principio o fue algo surgido a posteriori por un deseo de querer innovar más de la cuenta?

Sí. Desde el principio teníamos claro que queríamos hacer “canciones”. Estribillos potentes pero coreables, que te atrapen pero que no pierdan esa vertiente potente y rabiosa que tanto nos gusta y que va con nosotros de forma natural… Además sin perder la esencia de lo que es Mosh. Ese impulso nos llevó a trabajar los temas de manera completamente diferente a como veníamos haciéndolo hasta ahora. Ya desde la fase de composición.

– La diversidad es la tónica predominante en este trabajo, mimando al máximo cada composición bajo una clara definición de intenciones de dar un paso adelante importante en vuestra trayectoria como grupo . ¿Cómo surgió la colaboración de Rober Saez (vocalista de Bellako) en el tema «No Busques Problemas»?

Bellako siempre nos ha flipado, sobre todo por la energía que transmiten tanto en sus discos cómo en directo. Queríamos esa energía, ese plus en esta canción. Y automáticamente nos vino Rober a la cabeza. Era la guinda. Contactamos con él y desde el principio se mostró encantado. Es un profesional enorme, vino con muchas propuestas, no fue tú cantas esta parte y ya. Muy buena gente, y un currela, como nosotros, por eso hicimos muy buena relación desde el principio.


– Parece que para vosotros tanto la parte estrictamente musical como la lírica o el diseño gráfico que rodea vuestros discos es un todo en uno, una concepción artística en sí misma, unitaria y consciente de serlo… Está vez habéis optado por un arte detallista en cada trazo y que atrape visualmente. Contarnos quien ha sido el encargado de su diseño y de qué manera están los conceptos implícitos en la misma. La portada es obra de Guillem Bosch (que ya ha trabajado para Toundra, Berri Txarrak, Koma…).

Le pasamos un adelanto del disco, le dijimos el título y le dimos carta blanca. “A ver qué te sugiere”. Y ya nos flipó cuando nos mandó los primeros bocetos de ese Oni japonés (que es un demonio asociado con todos los tipos de maldad y de emociones dolorosas). Como dices todo queda bien hilado, porque lo que queríamos transmitir con “Vértigo” es el miedo, la inseguridad, la ansiedad, el estrés, el vértigo a lo desconocido, a lo nuevo, a la incertidumbre… Un mar de sensaciones por las que hemos ido pasando desde la concepción de este disco y la pandemia justo después…


– Desde fuera musicalmente da la impresión de que vais madurando disco a disco siempre con unas reconocibles señas de identidad. ¿El decantarse por crear un innovador sistema MOSHERS CREW para estar más cerca de vuestros seguidores y sobre todo, hacer que vuestros incondicionales participen, opinen y colaboren en vuestras decisiones como banda, es una forma de ser diferente y tener un contacto más estrecho con los fans?

Al final a través de las RRSS no llegas a todos tus seguidores… Es así. Los algoritmos cambian y penalizan a bandas pequeñas. Así que esa es una manera de asegurarnos llegar a quienes son seguidores muy fieles y de premiar esa pasión a través de merchan exclusivo, material inédito, adelantos, un canal directo con nosotros donde hablamos de nuestras cosas… De cualquier cosa eh? Es como el grupo de WhatsApp de la familia.

– ¿Cuál creéis que es mayor problema con el que se topa un grupo de metal en España? ¿Consideráis que definitivamente se ha eliminado el complejo de inferioridad de las bandas nacionales respecto a las de fuera?

Las nuevas generaciones en su mayoría, se limitan a la música del ocio, de la noche y a la que les aconsejan algoritmos automáticos de Spotify, Apple music, etc… Perfecto, pero es que hay mucho más. Están perdiendo la capacidad de descubrir. El placer de indagar por uno mismo, sin que te lo den hecho al morro como si fueras un inútil. Los medios incentivan todo esto con programas basura de todo tipo en tele, radio. A todas putas horas!! En la parte que nos toca, por ejemplo, hay grandes festis que no han cambiado de cartel en años… no dan, o es muy poca la visibilidad a bandas nuevas. Hay otros festivales que sí, evidentemente. El complejo de inferioridad es menor, pero queda mucho todavía, no sólo en el metal. – Para concluir me gustaría saber que os ha aportado la música en vuestras vidas y que esperáis de la misma cara al futuro La música lo es todo. Es nuestra vía de escape. La necesitamosh!! No concebimos un día sin escuchar música… 

Muchísimas gracias Mikel!! Queremos aprovechar estas líneas para agradecerte especialmente a ti, a “The Sound of the embryo” y a medios independientes como el tuyo todo el trabajo que estáis haciendo por y para la música. Muchas veces quitando tiempo a vuestros seres queridos y recortando en “vicios” para acudir a cubrir tal o cual evento… Sinceramente GRACIAS!!! Nunca pierdas esa pasión Mikel!